Atrás
Image Alt

Resumen Turismo

Trámites burocráticos ponen en peligro inversión millonaria

La lentitud con que camina el proyecto para la construcción de un Centro Termal y Turístico cinco estrellas en Canoa, Barahona ha comenzado a preocupar a los inversionistas, quienes se han planteado la posibilidad de mirar otras opciones en la región, donde  puedan desarrollar el complejo que conlleva un capital de US$1,500 millones.
La situación obedece a que desde el 2007, cuando se firmó el protocolo de arrendamiento entre la Secretaría de Turismo y la empresa española Terma de La Salamandra, no es mucho lo que se ha avanzado y a la fecha ni se ha ratificado el contrato en el Congreso Nacional ni se ha otorgado el permiso de Medio Ambiente.
“Los inversionistas me están diciendo que está pasando, vamos para adelante o nos vamos a otro lugar, aquí efectivamente no nos dicen si vamos a resolver rápidamente las cosas, estamos cansados de todo”, precisó Roberto Chetoni, presidente de la empresa Terma de La Salamandra.
A su juicio, el proyecto vendría a resolver muchos problemas en la región Sur del país, pues incluirá importantes inversiones que dinamizarán el desarrollo en la zona.
Explicó que a la fecha ha incurrido en gastos de US$2 millones en trámites jurídicos, pagos a campesinos y otras documentaciones, porque “quiero empezar, pero no puedo, porque me falta la ratificación del contrato en el Congreso Nacional; en Medio Ambiente hemos presentado todos los papeles, pero siempre nos dicen ahora necesitamos esto, ahora también necesitamos esto y ahora creemos que ya presentamos todo y estamos esperando”. (DL-18).

Publicar un comentario