Atrás
Image Alt

Resumen Turismo

Temen desplome de sector inmobiliario turístico

La decisión de una mayoría de asambleístas de limitar el acceso de la población a playas y ríos ha provocado pánico en inversionistas y otras personas que han adquirido inmuebles en los polos turísticos de la República Dominicana, las cuales también quedarían sin derecho al uso del mar, dijeron fuentes del sector, citadas por Almomento. Net, en un informe firmado por su director, el periodista Saúl Pimentel.
Se considera que con el nuevo artículo constitucional impuesto por legisladores de los partidos de la Liberación Dominicana (PLD) y Revolucionario Dominicano (PRD), únicamente resultan beneficiadas las firmas extranjeras que son propietarias de grandes hoteles, las cuales quedarán como dueñas exclusivas de las playas de los polos turísticos.
Se teme que no sólo la gente humilde sino también miles de propietarios de apartamentos de veraneo levantados de manera individual en Juan Dolio, Bahayibe, Bávaro, Samaná, Puerto Plata y otros destinos, quedarían privados de tener acceso a las playas, las cuales estarán reservadas únicamente para los clientes de los hoteles.
Como consecuencia, se anticipa una caída estrepitosa del valor de esos inmuebles.
“De qué vale tener un apartamento cerca de una playa, si no vamos a tener acceso a la misma”, dijo a Almomento José Manuel Martínez, un propietario de un apartamento ubicado a dos cuadras de la playa de Juan Dolio, en el Este de la República Dominicana.
El ingeniero Samuel Medina, cuya empresa se dedica a construir apartamentos en la zona de Bávaro, advirtió que la limitación impuesta por los asambleístas peledeístas y perredeístas podría provocar un desplome en este sector, y “el remedio podría ser peor que la enfermedad”.
“Tratando de complacer a grandes capitalistas hoteleros que no quieren ver a gentes del pueblo entremezclados en las playas con los turistas extranjeros, se introdujo la nueva limitante en la Constitución pero no se pensó en la catástrofe que la misma podría provocar en el sector inmobiliario turístico”, dijo.
Indicó que aunque la República Dominicana tiene una extensión de 48,422 kilómetros cuadrados, las áreas de playa son mucho menores y automáticamente quedarán en manos de unos pocos propietarios.
La Asamblea Nacional Revisora acogió esta semana un pedido de los empresarios turísticos para que se incluya en la Constitución el Derecho a la Propiedad Privada, en el artículo que tiene que ver con las áreas protegidas.
La propuesta sometida fue apoyada por los asambleistas del PLD y del PRD, 140 votos a favor y 25 en contra.
Señala que “los ríos, lagos, lagunas, playas y costas nacionales pertenecen al dominio público y son de libre acceso”, pero “observándose siempre el derecho a la propiedad privada”. Esto, según se ha considerado, limita el libre acceso que anteriormente estaba garantizado para toda la población.

Publicar un comentario