Atrás
Image Alt

Resumen Turismo

¿Quién lleva la comida a tu plato?

Manuel Quiterio Cedeño
El sector privado turístico se ha quejado durante 20 años de la falta de compromiso de los gobernantes y políticos con esta actividad. Identifican esta actitud como un gran obstáculo para convertir el turismo en la palanca para  lanzar el país hacia una etapa más elevada de desarrollo económico y social.
En los 21 años como asesor de la Asociación Nacional de Hoteles y Turismo (Asonahores) he escuchado a los 8 presidentes que la han dirigido, referirse al negativo impacto de la insensibilidad ante el turismo existente en las altas instancias del gobierno de turno.
Esta vez Haydee Rainieri cierra su excelente gestión como presidenta de esta Asociación, elogiando la colaboración y compromiso del Ministro de Turismo, Francisco Javier García Fernández, pero haciendo a las autoridades la misma crítica que sus antecesores.
Su breve intervención del pasado miércoles en la apertura de la Exposición Comercial de Asonahores, incluyó una alusión directa y precisa al tema que comentamos.
Dijo: “Muchas veces  durante estos dos años, cuando uno tras otro surgían nuevos proyectos y medidas de consecuencias impredecible para nuestra industria, me pregunte si nuestras autoridades entendían lo que es la industria turística, su competitividad y su proyección internacional; a pesar de haber contado con el apoyo irrestricto de nuestro Ministro de Turismo… “.
“Quizás tengamos mayor conciencia de la importancia de la industria turística en la economía de nuestro país, pero todavía no hemos entendido que el turismo es una inversión a largo plazo y las políticas y regulaciones tienen que ser también a largo plazo”.
“Aunque hemos dado grandes pasos con la promoción del país y la infraestructura vial, y hemos trabajado en la desarrabalización y el medio ambiente, la realidad es que todavía no hemos enfrentado con seriedad otros temas que afectan nuestra competitividad: el alto costo de la energía, la fiscalidad del turismo, el ordenamiento de las zonas turísticas, la seguridad ciudadana y la seguridad jurídica de la inversión”.
El nuevo ingrediente en los últimos 24 meses lo ha aportado García Fernández, quien en escenarios públicos también ha referido la falta de sensibilidad y compromiso de sus colegas Ministros y Directores generales con el turismo.
El pasado miércoles él ocupó el podio después de la señora Rainieri y por primera vez escuché a un Ministro de Turismo, auto crítico, señalar en público su acuerdo con las quejas de un líder de Asonahores; y –además- aportar como ejemplo del negativismo gubernamental, el interés de sus colegas Ministros en mutilar el presupuesto de promoción turística alegando que es un gasto y el FMI exige reducirlo. Ellos no saben aún quien les lleva la comida a su plato.

Publicar un comentario