Atrás
Image Alt

Resumen Turismo

Lo de la basura huele mal

Manuel Quiteria Cedeño

La suciedad y la vergonzosa incapacidad de la alcaldía para manejar la ciudad es uno de los principales obstáculos para aprovechar el potencial de Santo Domingo como un destino para el turismo urbano en el Caribe.  La capital tiene condiciones para recibir del turismo un importante estímulo para su crecimiento económico, social y cultural, pero el desorden y la basura apocan el brillo de sus atractivos.
En un encuentro celebrado recientemente, al referirse a este tema, un funcionario del Gobierno relató a varios hoteleros, que después de un intenso período de negociación para traer una de las más populares línea de cruceros de Estados Unidos con base en La Florida, cuando todo estaba listo para anunciar el proyecto, inspectores de la empresa lo descartaron por dos razones: 1) La suciedad era inaceptable y 2)Los hoyos en las aceras y las alcantarillas sin tapas eran una grave amenaza, por el riesgo que representaban para sus clientes, ya que en caso de ocurrir un accidente tendrían que enfrentar costosas demandas.
En estos días nos quiere vender la absurda idea de que el problema está en el vertedero municipal y no la falta de voluntad de los funcionarios municipales para acometer con seriedad la solución de este problema. Es válido recordar que Roberto Esmérito Salcedo Gavilán y su combo cumplirán en mayo próximo 10 años mal dirigiendo esta ciudad, digna de mejor suerte.
Esta semana los concejales Consuelo Despradel y Waldis Taveras han solicitado a la Cámara de Cuentas auditar los contratos de recolección de la basura con dos empresas privadas, iniciativa que ha sido respaldada por  la Alianza Dominicana Contra la Corrupción  (ADOCO), acción que plantea la una nueva y preocupante vertiente en el tema, que ellos están considerando que trasciende la cuestión de la capacidad técnica y se sitúa además  en el ámbito de la “transparencia”.
Taveras, ha destacado que el Cabildo dice que “recoge 2.2 kilos de basura por día por habitante, mientras la provincia de Santo Domingo retira 0.70 kilos y en ciudades como Sao Paulo, Brasil, el per cápita es 1.99 kilos”.
ADOCO señala que la alcaldía ha reportado un gasto mensual de $100 millones en aseo urbano, pero cuando el cabildo manejaba el Gran Santo Domingo con 1,700 kilómetros cuadrados y tres millones de habitantes, su presupuesto anual total más elevado no pasó de $1,100 millones (año 2002) y según la denuncia citada ahora sólo en recoger basura y llevarla al vertedero se gasta una cantidad similar para atender 92 kilómetros cuadrados y un millón de habitantes. Este asunto huele mal y no por ser basura.

Publicar un comentario