Atrás
Image Alt

Resumen Turismo

Isla Saona: una sucursal del paraíso

Accessdr.com
Por Neida Ovalle

La arena blanca, agua cristalina y el hermoso verdor de su vegetación conforman el espectáculo visual que ofrece la paradisiaca Isla Saona, la mayor de las islas y cayos que se ubican alrededor de la República Dominicana.
Forma parte del Parque Nacional del Este y es una de las áreas protegidas más importantes del país y del Caribe.

La isla tiene 110 km² y es hogar de las más hermosas formaciones de arrecifes coralinos; lagunas costeras; manglares; bosques; matorrales y de una gran variedad de aves y reptiles.

Hasta la fecha se han identificado 174 especies marinas; entre ellas, 40 peces, 124 moluscos y 10 diferentes tipos de corales; tortugas marinas (caguama, carey, tortuga verde y tinglar), y aves como las gaviotas playeras, zancudas, la paloma coronita, y la cotorra verde. Además de otros animales en peligro de extinción como la iguana rinoceronte, el manatí, el delfín y el murciélago pescador.

El único asentamiento humano en este paraíso es la comunidad Mano Juan con unas 67 casas y 500 habitantes que viven fundamentalmente de la pesca y el turismo. La visita a Isla Saona es la excusión más popular de las que se ofrecen en Dominicana.

Es organizada por touroperadores y puede adquirirse en los hoteles de Punta Cana, La Romana, Juan Dolio, Boca Chica y Santo Domingo. También se compra en las agencias de Bayahibe. El trayecto a la isla se hace en
botes o en catamarán que parten desde la playa Bayahibe, a las 9:00A.M. Incluye bebida y alimentos.

En Isla Saona puede bañarse en el mar; disfrutar de clases de merengue y salsa; descansar en la arena blanca; tomar fotografías y disfrutar de un buffet de comida dominicana. A las 2:30 p.m. la orilla se llena de lanchas rápidas para visitar La Palmilla, una amplia área de agua cristalina con arena blanca en el fondo, próximo a la costa, con no más de un metro de profundidad.

Una piscina natural donde se observan claramente especies marítimas como estrellas de mar y peces; un final perfecto para esta visita al paraíso. Mientras el sol se oculta ofreciendo una hermosa vista del horizonte, las lanchas regresan.

Publicar un comentario