Atrás
Image Alt

Resumen Turismo

FUNGLODE acogió un panel sobre la sostenibilidad del turismo inmobiliario

La Fundación Global Democracia y Desarrollo (FUNGLODE), a través de su Centro de Estudios de Turismo y la Revista ARA, presentó en su auditorio, el lunes 4 de abril, el panel “Turismo Inmobiliario, ¿Puede ser un turismo sostenible?”, en el que se abordó el tema de la repercusión del sector turístico inmobiliario y su sostenibilidad económica, social y medioambiental
La actividad contó con las exposiciones de Art Padilla, profesor y director del Department of Management, Innovation, and Entrepreneurship (MIE), College of Management de la North Carolina State University y Jaume Font, profesor de geografía de la Universidad de Barcelona y profesor de la EUHT CETT-UB, ex Subdirector General de Programación Turística de la Generalitat de Catalunya.
David Peguero, director de la Revista Ara, tuvo a su cargo la introducción y moderación del panel. “Los diferentes países del mundo están comprendiendo el impacto que puede tener el turismo y la necesidad de centrarse su desarrollo. El mundo ya no es un planeta tal solitario y los propios recursos que promovemos a través del turismo están en peligro de degradación”, precisó.

Inversiones

Peguero indicó que el turismo inmobiliario nace y crece en contraposición al turismo hotelero tradicional y que la República Dominicana ha realizado un gran avance en el desarrollo inmobiliario en sus principales polos turísticos.
El primer turno del panel fue abordado por Art Padilla, quien explicó que “ser verde” y “sostenibilidad” son términos que quedan muchas veces relegados a situaciones económicas.
Dijo que el turismo es una industria mercantil por definición, en la que se tiene que vender un producto, pero es necesario identificar cuál. “Los países caribeños venden su medioambiente, sus playas, su gente, su cultura”, manifestó.
Padilla declaró que hacer turismo inmobiliario implica que el turista quiera invertir en propiedades en las que pasará sus vacaciones, pero estos lugares deben ofrecer además estabilidad política, seguridad, protección a la inversión e infraestructuras adecuadas.

Apogeo y consecuencias

El profesor Jaume Font, continuó con el panel, al referirse al caso español en el tema de turismo inmobiliario. “España ha sido, en los últimos años, el lugar del mundo en el que se han desarrollado más proyectos de turismo residencial, gracias a su reputación como destino y a las condiciones de vida”, señaló.
Font indicó que el auge de estas inversiones inmobiliarias ha implicado la modificación de la ley de suelo, que existía desde la época de Franco, y las gestiones para facilitar las conexiones bancarias, la televisión vía satélite, y los accesos a internet.
Destacó, como otro resultado del apogeo de este tipo de turismo, el crecimiento de los sectores en que se han desarrollado los proyectos. Entre las consecuencias negativas resaltó la destrucción de espacios de interés natural, el incremento de la contaminación, la ocupación desmesurada del suelo, la necesidad de consumir más recursos naturales y la saturación de los servicios públicos.

Publicar un comentario