Atrás
Image Alt

Resumen Turismo

Engaño para capitaleños tontos

 Manuel Quiterio Cedeño    

El Banco Nacional de la Vivienda (BNV) insiste en convencernos sobre las supuestas bondades del proyecto residencial, deportivo y turístico que quiere construir donde ahora están el Estadio Quisqueya y el Coliseo Boxístico.
Lo presentaron como una importante propuesta en una reunión internacional celebrada en junio en Santo Domingo.
Puede estar muy bien intencionado y si fuera un proyecto privado, no ocupara la atención de quienes seguimos lo que el Gobierno hace con los recursos de los ciudadanos, porque el BNV es estatal, y está sometido a doble escrutinio público, por ser un banco y porque usa fondos públicos.
La mayor duda a los méritos de ese proyecto, viene de la inclusión de un hotel de 200 habitaciones, dato recibido con asombro entre profesionales del turismo que trabajan en entidades públicas y privadas, que entienden que levantar un hotel es un grave error económico y de planificación, más aún en esa parte de la ciudad.
El turismo urbano tiene un importante mercado y el potencial de Santo Domingo es mucho en este segmento, por su ubicación, su patrimonio histórico, porque su puerto puede atraer cientos de miles de visitantes de cruceros, etc.
Es un diamante turístico, pero brilla poco porque está sin pulir.
Su síndico habla mucho, despilfarra, pero hace poco, y mientras amarra la chiva, la ciudad sigue como una joya desarticulada y sucia.
Razón por la cual está estancada, al mismo tiempo que otras regiones turísticas crecen y reciben millones de turistas y millones de dólares en inversiones sólidas, no en aventuras como las del BNV.
Dos datos cuestionan una inversión con apoyo estatal en un hotel en Santo Domingo.
En los últimos 20 años la ciudad ha tenido vacías, en promedio, entre el 40 y el 45% de sus habitaciones hoteleras, cuyo número no ha superado los 5 mil cuartos desde 1990.
En los últimos cuatro años la diferencia entre la tasa promedio de ocupación habitacional nacional y la de Santo Domingo han sido 27, 20, 16 y 11 puntos.
En el período 2003-2007 el crecimiento de la oferta habitacional del país fue de un 14.6%, pero en estos mismos años en la ciudad se produjo un incremento del 5.1%.
Si al Gobierno le interesa promover el turismo en la ciudad, tiene mucho por hacer, pero eso no incluye la construcción de un hotel; e iniciar organizando un programa digno para el 2010 que será capital cultural, ¿tiene algo que decir la Secretaría de Cultura?

Publicar un comentario