Atrás
Image Alt

Resumen Turismo

El APD volverá a hacer el Caribe un poco más caro para los británicos en 2014

Su impopularidad entre líneas aéreas y consumidores británicos no ha impedido que el Impuesto al Pasajero Aéreo (Air Passenger Duty, APD) haya sido elevado por las autoridades de Reino Unido seis veces en los últimos años. Un nuevo aumento fijado para abril de 2014 vuelve a levantar rechazo en el Caribe, que se hace un poco más caro para el turismo proveniente del país europeo.

Centro de críticas en la World Travel Market de 2012, cuando fue calificado como amenaza mayor para el turismo mundial, el APD volvió a tener protagonismo en el reporte de WTM 2013 sobre la industria (World Travel Market 2013 Industry Report), en el cual se advertía que el “aparentemente ilimitado apetito del gobierno por aumentar el APD continúa impactando en la industria de vacaciones”.

En ese estudio, informa Caribbean News Digital, siete de cada diez (71%) ejecutivos senior entrevistados preveían que el nuevo incremento anunciado para 2014, justo un año después de la más reciente alza, afectaría negativamente a la industria de viajes y turismo.

Ese juicio coincide con otros vertidos por el Consejo Mundial de Viajes y Turismo, la Caribbean Tourism Organization y varias aerolíneas y compañías turísticas del Reino Unido en los últimos tiempos. Este año, una encuesta de Directline Holidays entre consumidores británicos subrayaba la impopularidad de esa tasa, con un alto porcentaje de encuestados previendo cambios en sus viajes al extranjero.

Ahora, la ministra de Turismo de Granada, Alexandra Otway-Noel, ha expresado la decepción de su país y del Caribe ante la confirmación de George Osborne, ministro de Hacienda de Gran Bretaña (Chancellor of Exchequer) de que habrá otro aumento del APD para pasajeros volando desde aeropuertos de ese país.

Según una declaración de Osborne, el alza, que se hará efectiva el 1 de abril de 2014, elevará el costo de vuelos de medio y largo recorrido desde el Reino Unido.

Según estimados ya divulgados en la industria, el nuevo aumento significará que una familia promedio de cuatro miembros viajando en Economy Class a los Estados Unidos pagará 276 libras de impuesto (un aumento desde las 268 que pagaban luego del alza de 2013).
La situación es peor para el Caribe, situado en desventaja competitiva con Estados Unidos en el sistema de cuatro bandas de tarifas que componen el APD. Si la misma familia viaja a una isla caribeña, igualmente en Clase Económica, el impuesto conjunto será de 340 libras (frente a las anteriores 332).
En caso de volar en Premium Economy, Business o First, la tasa prácticamente se duplica.
En 1994, cuando entró en vigor como una tasa ambiental, el APD consistía en 5 libras para cada pasajero viajando desde aeropuertos británicos en vuelos europeos o domésticos y 10 libras fuera de la UE.
Para la ministra de Turismo de Granada, es decepcionante que el nuevo aumento de 2014 se decida pese al lobby de funcionarios de turismo caribeños y de la propia industria británica, e incluso a la existencia de estudios según los cuales su suspensión beneficiaría a la propia economía del país europeo.
“Los aumentos del APD seguirán teniendo serias implicaciones para el sector turístico, y los miembros de la diáspora caribeña en el Reino Unido tendrán más dificultades para viajar a sus países de origen y visitar a sus familiares y amigos”, dijo, y sentenció: “Están separando a familias”.
Durante WTM 2013, el director de la feria, Simon Press, de Reed Travel Exhibitions, advirtió que los sucesivos incrementos del APD han comenzado a encarecer los viajes y dejarlos fuera del alcance de muchos vacacionistas británicos. “Peor aun, afectan también los arribos turísticos a Londres, lo que podría afectar el éxito del legado de los Juegos Olímpicos de 2012”, añadió.
Otway-Noel lamentó también que pese a los continuos reclamos de líderes del Caribe, se mantenga a la región afectada por su colocación en el sistema de bandas de tarifas, lo cual hace que el impuesto a las islas caribeñas sea mucho mayor que el que se paga en vuelo a Hawái.
“Comprendemos que el gobierno británico establezca impuestos sobre sus ciudadanos, pero queremos que se nos permita jugar en igualdad de condiciones para que podamos competir con otros destinos. Todo lo que pedimos es que se estandarice”, señaló.
Consideró que la medida afectará aun más el flujo de viajes desde Reino Unido al Caribe, una región donde el turismo es la principal fuente de ingresos, y opinó que la única salida para las islas es buscar nuevos mercados.
El APD es el impuesto sobre pasajeros aéreos más alto en el mundo. Los viajeros partiendo desde aeropuertos británicos deben pagar casi 400% más en impuesto que desde el resto de países europeos.
Según reportes de la prensa londinense, el impuesto es cada vez más impopular entre los británicos, al punto de que en 2012 más de 200 mil ciudadanos pidieron a sus representantes parlamentarios locales (MPs) solicitar una revisión de la medida, y 100 MPs suscribieron una moción legislativa en ese sentido, aunque sin resultado.

Además de las afectaciones a los pasajeros británicos, afecta a los negocios del país, pues más pasajeros internacionales escogen vacacionar en otros destinos europeos en lugar de en el Reino Unido.
En el periódico The Telegraph, Darren Caplan, director ejecutivo de la Airport Operators Association (AOA), describió recientemente los continuos aumentos del APD como “nocivos para la competitividad del Reino Unido a nivel global”.

Caplan señaló que “las estadísticas del Foro Económico Mundial muestran que somos el número 139 entre 140 países del mundo en términos de monto de impuestos y tasas en aeropuertos, sólo superados por Chad, y los niveles de nuestro APD indican que pagamos el impuesto al pasajero aéreo más alto del mundo”.

 

Publicar un comentario