Atrás
Image Alt

Resumen Turismo

Dice Superintendencia de Electricidad apoya piratería comercial de empresas en Samaná

La Compañía Luz y Fuerza de Las Terrenas interpuso un recurso de amparo ante el Tribunal Superior Administrativo solicitando revocar la prohibición de la Superintendencia de Electricidad (SIE) para la construcción de nuevas líneas que suplan la demanda de energía en una amplia zona de El Limón en Samaná; y afirma que esto se hace para favorecer la piratería empresarial de sus competidores que son EDENORTE y Progreso El Limón.
Esta disposición ha generado ya el rechazo de los empresarios turísticos de la zona,  de cientos de ciudadanos y de las autoridades municipales de El Limón a través de su alcalde y del Consejo de Regidores.

Expansión legal

Explica que contrario a la idea de actuación ilegal que se ha querido divulgar para descalificar a Luz Fuerza, la línea de transmisión construida recientemente para llevar energía a proyectos turísticos  en el litoral de El Limón es una expansión legal autorizada, dentro de los derechos que tiene la empresa en la zona y que nunca fue prohibida por autoridad competente.
En su recurso, a cargo de los abogados Froilán Tavares y Laura Acosta, la distribuidora Luz y Fuerza solicita la protección de sus derechos constitucionales sobre libre competencia, libertad de empresa e igualdad ante la ley, vulnerados por la resolución de la SIE que reitera una orden de suspensión de la construcción de nuevas líneas al tiempo que permite que otras distribuidoras no autorizadas realicen trabajos similares.

El Limón

Asegura que la SIE tomó la medida para favorecer a las distribuidoras EDENORTE y Progreso El Limón, que no tienen autorización para incursionar en el área consignada a Luz y Fuerza, y en el caso de Progreso El Limón no cuenta con ningún aval para distribuir energía como reconoce la misma Superintendencia en un aviso publicando en un diario, el pasado 27 de diciembre, informando de una solicitud de Progreso El Limon para operar en dicha zona.
Favoritismo

De acuerdo los argumentos de Luz y Fuerza, la Superintendencia se opone a que ellos atiendan las necesidades de energía  de las comunidades y empresas turísticas, mientras permite a Progreso El Limón realizar obras eléctricas que son rechazadas por la comunidad porque es de conocimiento público que Progreso El Limón, propiedad del español Manuel Pastor, no cuenta con capacidad propia de generación y depende de un precario servicio de energía suministrado por EDENORTE  a través  de líneas construidas ilegalmente, hecho por el cual fue condenada judicialmente a pagar una compensación de diez millones de pesos a Luz y Fuerza. La misma sanción fue impuesta a Progreso El Limón.
“Con la extraña e inexplicable decisión de la Superintendencia de Electricidad de impedir selectivamente los trabajos  de la empresa Luz y Fuerza, se esta truncando el progreso de esa zona del país, dejando en manos de una empresa que como Progreso El Limón, y su Presidente Manuel Pastor, ha demostrado que no tiene la capacidad financiera ni los conocimientos técnicos necesarios para abocarse a la ejecución de un proyecto de esa magnitud”, señala el documento sometido al Tribunal Superior Administrativo.

Publicar un comentario