Atrás
Image Alt

Resumen Turismo

Una lección que aprender

Manuel Quiterio Cedeño

El Banco Central de la República aplica de manera continua una encuesta 2 o 3 días por semana, para conocer la opinión, actitud y motivación de los turistas en los aeropuertos al momento de marcharse. Los resultados de esta encuesta contribuyen a explicar por qué las llegadas de turistas de los Estados Unidos –nuestro principal mercado- se multiplicó por dos en los años 2009-2018 al pasar de 1.1 millones a 2.3 millones.

En el 2002 la encuesta encontró que más del 60% de  los estadounidenses indicaban estarían dispuestos a volver a vacacionar en nuestro país, a pesar  de que más del 90% declararon que se habían cumplido sus expectativas en su visita. En el 2004 volvió repetirse lo mismo.

Pero en el 2009 la situación cambió. Más del 87% dijo estar dispuesto a repetir su visita a República Dominicana y más del 95% respondió que sus expectativas de vacacionar con nosotros quedaron satisfechas. En los años siguientes, hasta el 2018, esto se mantuvo y creció.

El año pasado, el 99% de los turistas de Estados Unidos dijo que regresaría al país para vacacionar, y  más del 70% declaró en la entrevista que regresaría a la misma región en que disfrutó de sus vacaciones. También, más del 94 % de los canadienses dijo que volvería al país.

Igualmente, más del 96% de los estadounidenses declaró que aquí se cumplieron sus expectativas de viaje. En el caso de los canadienses la satisfacción llegó al 99%.

Sobre la calidad de los servicios, en el 2002 el 87% dijo que eran excelentes (22%), Muy buenos (37%) y buenos (28%), pero el año pasado, el 94% de los norteamericanos evaluó los servicios turísticos del país como excelentes (32%), muy buenos  43% y buenos 17%. El 97% de los canadienses los calificó como excelentes (44%), muy buenos (35%) y buenos (19%).

La calificación general de los turistas el año pasado está en la misma línea de los norteamericanos.  El 96% de los 12,649 entrevistados en la encuesta dijo que  se habían cumplido sus expectativas de viaje, y el   38% indicó que vinieron al país por las referencias positivas recibidas de amigos y relacionados que vacacionaron en República Dominicana, y el 98% dijo regresaría al país para sus vacaciones.

Al evaluar la calidad de los servicios el 73.6% dijo que era excelente o muy buena y el 21.1% que era buena. El 87% dijo que el servicio de hoteles era excelente (34%), muy bueno (38%) o bueno (15%). El 95% dijo que la limpieza es excelente, muy buena o buena.

Este es el favorable escenario en cual se produce el escandaloso y negativo manejo para nuestro turismo, de la prensa de los Estados Unidos, por la denuncia de una turista atacada en enero pasado en un caso extraño en que la víctima no fue violada ni se robaron sus pertenencias, a lo que se sumó de inmediato la muerte no violenta de otros tres estadounidenses.

Hechos como estos y mucho más graves aún ocurren en todos los destinos turísticos. ¿Se pueden evitar? Es casi imposible tener cero incidencias, lo que si podemos hacer es estar preparados para manejarlos diligentemente si ocurren, más en nuestro caso que el turismo representa el 22% del producto interno bruto. La pregunta por lo tanto es ¿estamos preparados? Es la lección que nos deja esta enojosa experiencia.

Publicar un comentario