Atrás
Image Alt

Resumen Turismo

Tasas bajan, pero la demanda es minima

El promedio de las tasas de interés activa (para préstamos) se ha colocado en algunos casos por debajo del nivel en que estaban en el año 2007 en el sistema financiero dominicano, lo que demuestra que el dinero líquido ha vuelto a circular en la economía, fundamentalmente por medio de los créditos destinados a los clientes preferenciales y a los usuarios de nuevos créditos en el mercado hipotecario.
El pasado viernes 16 en curso la banca comercial otorgó préstamos a una tasa promedio de 12.91% a sus clientes preferenciales, que son los habituales usuarios de créditos con una “hoja de vida” limpia tanto en su capacidad como en su historial de pago; mientras que en el sector comercio los préstamos cerraron con una tasa promedio de 18.14%.
Los préstamos al consumo y/o personales fueron contratados ese día a una tasa promedio de 22.37%.
En tanto que los créditos otorgados para el financiamiento de viviendas cerraron a un interés promedio de 13.31%.
De acuerdo con los datos publicados por el Banco Central de República Dominicana, entidad que recoge los movimientos de cada día, semanal, mensual y anual del comportamiento de las tasas de interés y demás indicadores del sistema financiero dominicano, desde enero de este año al 16 del mes en curso los clientes preferenciales de la banca local gozaron de un promedio de 10.31% en la tasa de interés anual que pagan por sus préstamos contratados.
El comercio alcanzó un interés promedio de 17.53%, el financiamiento al consumo y/o préstamos personales un 21.89% y los hipotecarios de 14.75%, lo que indica que quedaron por debajo del monto promedio que pagaron los usuarios de préstamos en el año 2007, cuando estuvieron en sus niveles históricos más bajos.
Durante todo el año 2007 los clientes preferenciales habían pagado intereses por el orden un 11.50% promedio, el comercio de un 15.02%, los préstamos personales o al consumo de un 19.22% y por las hipotecas de 14.42%.
De acuerdo con las estadísticas económicas del sistema financiero, se infiere que la baja es más significativa en los préstamos preferenciales y las hipotecas para la adquisición de viviendas que los financiamientos otorgados al comercio y los usuarios de tarjetas de créditos, cuyos porcentajes, aunque han bajado, siguen estando por encima de los contratados en el 2007.
La baja mayor se observa en las tasas de créditos hipotecarios, que llegaron a estar entre un 22% y 23% y hoy se verifican financiamientos con una reducción de hasta 7 puntos porcentuales, y más en el caso de algunas entidades “mutualistas” como se les denomina a las asociaciones de Ahorros y préstamos, donde se están concertando en 9.5% anual para primera vivienda.
La baja en los tipos de interés registrada en el sistema financiero obedece a una respuesta de política monetaria dictada por las autoridades que puso en el sistema cerca de RD$20,000 millones producto de la reducción de encaje legal bancario en tres puntos porcentuales, de 20% a 17%.
Hoy día la banca comercial privada opera con un encaje legal (que es una proporción de los préstamos que se deposita como reserva en el Banco Central) de 15.2% en términos de efectivo y 1.8% como aporte de cartera.
La liberación de recursos del encaje legal sumado al dictamen de reducciones de las tasas de interés ha hecho posible una mayor oferta de dinero para los entes económicos y las personas individuales en el país.
Sin embargo, dada la paralización de las actividades económicas, influenciadas para la caída de la producción y demandada mundial, así como la baja en las remesas, el turismo, las zonas francas y las inversiones en el país, la demanda de créditos bancarios no ha aumentado en las proporciones deseadas.
En el caso de los créditos hipotecarios, por ejemplo, el incremento registrado en los primeros seis meses de este año es de apenas 2.8%, de acuerdo con estadísticas suministradas la semana pasada por el superintendente de Bancos, Haivanjoe NG Cortiñas. (LD-1a,1D).

Publicar un comentario