Atrás
Image Alt

Resumen Turismo

Piden un código ético mundial para el turismo

CANCÚN (ZENIT.org).- “El Código Ético Mundial para el Turismo. Dirección ética para la evolución responsable del turismo”, es el tema con el que se abrió la cuarta jornada, el jueves, del VII Congreso Mundial de Pastoral del Turismo, en Cancún, México.
La ponencia fue pronunciada por Norberto Tonini, miembro de la Comisión Mundial de Ética del Turismo, quien expuso las razones que a su juicio merecen poner en marcha una atenta reflexión sobre las principales cuestiones éticas que se refieren e implican el fenómeno turístico.
Son razones que le han inducido a buscar la posibilidad de detectar las coordenadas valoriales de “Otro turismo”, y que le han llevado a poner en evidencia las dificultades a superar para que el turismo pueda realmente presentarse como una relevante actividad económica, social y cultural, importante factor de desarrollo sostenible, de cohesión social, de solidaridad y de promoción humana.
Una propuesta eclesial de turismo accesible fue el argumento del que trató el obispo encargado de la pastoral del turismo de Italia, monseñor Giuliodori. El servicio ofrecido por las “Casas de vacaciones”, que en Italia son más de tres mil, es parte integrante del rostro y de la acción pastoral de la Iglesia italiana. La experiencia italiana en el aspecto de la acogida en estructuras religiosas asume las características de un “caso” único e irrepetible.

Esta puede comprenderse a partir de la singularidad de la posición histórico geográfica de la misma Italia. Roma alberga la sede de Pedro y el “centro” de la Iglesia católica: aquí la acogida se ha calificado según los principios y los valores religiosos, con los signos de la fraternidad, la comunión y la solidaridad, sobre todo hacia los más necesitados y los más pobres. La fisonomía de las “Casas de vacaciones” se funda en una hospitalidad virtuosa encaminada a exaltar el primado de la persona, el respeto de las convicciones religiosas, el pluralismo étnico y cultural.
Es una forma de solidaridad concreta y apropiada con una especial actitud de socorrer a quien se encuentra en necesidad, según la enseñanza misma de Jesús.
Dos mesas redondas, dedicadas al tema “Hacia el turismo social, responsable y justo”, afrontaron diversos temas: las casa de vacaciones, como propuesta eclesial de turismo accesible; el turismo como ocasión para conocer realmente a la población local; turismo y diversidad cultural; recurso para salir de la pobreza; viajes solidarios, un tiempo dedicado a los otros; programas eclesiales de turismo sostenible y lucha contra la pobreza; lucha contra la explotación sexual y comercial de niños, niñas y adolescentes (ESCNNA). Participaron delegados de Italia, Gabón, Brasil, Tanzania, Chile, Argentina y Colombia.
Hubo un diálogo en aula sobre la base de las siguientes cuestiones: ¿Qué puede ofrecer la Iglesia en estos ámbitos? ¿Es posible educar/hacer tomar conciencia a los turistas, a los políticos y a los empresarios?

Publicar un comentario