Atrás
Image Alt

Resumen Turismo

Los recursos para el turismo

Despertó interés la información que reporta la decisión del Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC) de dedicar sus recursos a la construcción de hangares en el aeropuerto militar de San Isidro para alojar aeronaves que utiliza la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD).

República Dominicana está ubicada en el trayecto del transporte de drogas hacia los Estados Unidos y Europa, actividad que amenaza nuestra sociedad por la vocación que tienen los recursos que produce este negocio ilícito para actuar como agente corruptor en la sociedad.

Por esta razón nuestro organismo anti drogas debe ser dotado de los recursos y de todo el apoyo institucional y ciudadano necesarios para realizar las delicadas funciones a su cargo.

Pero llama la atención que sea el IDAC, un organismo técnico, quien dedique sus recursos a construir la infraestructura que necesita la DNCD. (La legislación que crea el IDAC dice que el instituto estará a cargo de la supervisión y control de la aviación civil, y de la efectiva aplicación de los reglamentos, órdenes, normas y reglas que sean de su competencia). Recientemente el IDAC logró que se le redujera la asignación que recibe el Ministerio de Turismo para promoción y desarrollo de infraestructura turística y se le entregaran esos recursos (unos 2.5 millones de dólares, más de 100 millones de pesos).

Muchos nos preguntamos, para qué necesita el instituto recursos adicionales si esta entidad tiene ingresos propios asegurados, y ha publicado con bombos y platillos que acaba de renovar su equipamiento de control y supervisión del espacio aéreo.

El anuncio de que con los recursos del IDAC se construirán hangares para la DNCD hace pensar que estaban en lo cierto quienes entendían que el instituto tenía suficientes recursos. Tantos, que ahora puede aportar para actividades no relacionadas con sus funciones.

Es la segunda ocasión en años recientes en que se utilizan recursos que debían fortalecer los programas de turismo, para actividades que si bien son importantes, no debían sustentarse debilitando los recursos que deben apoyar la actividad económica que representa alrededor del 20% del producto interno bruto, más del 15% de los ingresos del Estado y la proporción más significativa de las divisas que genera la economía para su funcionamiento.

En el 2009 se decidió pagar el crédito para la compra de los aviones militares Tucano usando parte de los ingresos que aportan las tasas aeronáuticas, que son en realidad un impuesto disfrazado con nombre de “tasas”, que pagan -vía los aeropuertos- los millones de visitantes extranjeros y los miles de viajeros dominicanos. Las instituciones turísticas del sector privado hicieron bien al pedir al presidente Danilo Medina dejar sin efecto el traspaso de recursos de MITUR al IDAC.
Por Manuel Quiterio Cedeño

 

 

Publicar un comentario