Atrás
Image Alt

Resumen Turismo

En la exposición Elit-tile 2010, diversidad, imaginación y técnica

Unos años antes habíamos escrito al respecto de la cerámica dominicana: “El arte del fuego no ha seguido el desarrollo que se esperaba y, luego de un auge individual y  colectivo, ha marcado una pausa que se manifiesta en concursos y bienales. Felizmente el profesor Thimo Pimentel, en particular con Tile y la Trienal, mantiene la llama viva y consigue nuevas adhesiones”. Hoy la situación sigue igual, enfrentando las mismas dificultades y confrontando el descorazonamiento, pero la Trienal del Tile Cerámico, organizada por la Fundación Igneri/Arte y Arquelogía, alcanza una dimensión sin precedentes. Su presidente, Thimo Pimentel, médico, artista polivalente, maestro ceramista en el sentido de la docencia y de la creación, es el héroe de este logro increíble.
En el Centro León toda exposición empieza por una presentación impactante y paneles de diseño y tipografía impresionantes que acogen, informan, educan. Aquí datos muy necesarios y bien explicados sobre terminología y técnicas cerámicas, mapamundi y señalamientos geográficos –correspondiendo a la índole planetaria del evento–, busto homenaje a la gran pintora Ada Balcácer, invitan al espectador a emprender su recorrido y le anuncian un contenido riquísimo, enmarcado en una museografía excepcional.
Podríamos decir que Pedro José Vega ha construido una gigantesca instalación que retoma y multiplica la geometría del tile, que guía por las representaciones de continentes y países, que culmina en la cuantiosa participación de República Dominicana. El arquitecto escenógrafo ha instrumentado el diálogo entre las obras y la mirada. Un hilo conductor, que aprovecha el denominador común matérico y dimensional, facilita el descubrimiento paulatino de cada pieza. Era una tarea muy difícil y se ha conseguido: evitar el sentimiento de reiteración e instar a una contemplación minuciosa.
La exposición. “Elit-Tile 2010, IV Trienal Internacional del Tile Cerámico” así se denomina, y para no pocos es simplemente el Tile de Thimo… Cualquiera se maravilla ante la explosión cuantitativa de la respuesta –de nacional a intercontinental–, demostrando que tanto el buen fundamento como la persistencia obtienen resultados asombrosos. Luego ello testimonia la popularidad universal de la cerámica, y que un azulejo de 15 centímetros al cuadrado puede inspirar más que ambiciosas propuestas.

Publicar un comentario