Atrás
Image Alt

Resumen Turismo

Empresarios critican acuerdo entre el Gobierno y los generadores

El acuerdo con los generadores y distribuidores de electricidad realizado por el Gobierno constituye una forma de prolongar la crítica situación energética del país sin resolverla para el corto y mediano plazo, y es parte de la política de anuncios desde el 1996 para resolver el problema de los apagones.
Así lo plantearon el presidente de la Asociación de Industrias, Manuel Diez Cabral, y el coordinador del sector eléctrico de la Asociación de Empresas Industriales de Herrera, Ernesto Vilalta.
El vicepresidente de la CDEEE, Radhamés Segura, anunció este martes que el Gobierno logró un acuerdo con los generadores y que el Gobierno aportará US$460 millones para inversiones en las empresas distribuidoras.
Diez Cabral dijo que el acuerdo no sólo es continuar endeudando el país con préstamos internacionales y usar recursos del erario nacional, sino que no toma en cuenta a los consumidores, que son quienes tendrán que seguir con un servicio de energía caro y deficiente.
Consideró que no deben darse negociaciones sobre un tema tan crítico como el de la energía eléctrica sin contar con quienes sufren las consecuencias, que son los usuarios, tanto residenciales como empresariales, y especialmente el sector industrial.
Explicó que lo más penoso son las negociaciones con los generadores en las que se pretende concederles condiciones similares al Acuerdo de Madrid con contratos que podrían alcanzar hasta los 20 años.
Afirmó que es un error el haber abandonado el proceso de reforma iniciado a fines de los 90 y retomar el camino de la intervención estatal en un mercado en donde el papel del Estado debería ser el de regulador y no juez y parte en el negocio.
Vilalta, a su vez, dijo que para que terminen los apagones en el 2012 deberían instalarse por lo menos 600 megavatios más, pero el problema es que los anuncios son anuncios y se repiten cada cuatro años.
Dice que el problema eléctrico se iba a resolver en el 1996, luego en el 2000, en el 2004 y ahora se va a resolver en el 2012, pero siguen siendo anuncios.
Criticó que quieran comprar cuatro barcazas, pero con eso no resolverá el problema, y señaló que no son US$460 millones que necesitan las distribuidoras sino US$800 millones.

Publicar un comentario