Atrás
Image Alt

Resumen Turismo

El todo Incluido es el futuro del turismo

Manuel Quiterio Cedeño
Para retomar el tema de la modalidad de servicio hotelero Todo Incluido (TI) comparto con mis lectores un resumen de la carta que nos envió Simón Suárez, uno de nuestros mejores y más actualizados profesionales del turismo. A continuación sus ideas:
Es importante abordar las perspectivas del TI en el mercado internacional. Es el producto que mejor ha respondido a la “democratización” del viaje de vacaciones en los estratos sociales inferiores, primero en Europa y poco a poco en el resto de los mercados.
La fórmula EP (alojamiento con desayuno) responde al patrón de consumo de las élites, que no tienen –relativamente hablando– límites para su gasto vacacional. El TI ha hecho posible que una masa mucho más grande de consumidores acceda a las vacaciones en el Caribe que antes eran un lujo.
Lo que hace más relevante el producto TI para nuestro futuro inmediato es que la Gran Recesión del 2008 se llevó entre un 30 y un 40% del patrimonio de las clases con mayor poder de consumo de los países ricos que no van a tener con qué pagar las vacaciones EP en el Caribe a las que se acostumbraron, y que nosotros soñábamos en atraer al decir que estábamos dándole un giro a nuestro turismo para traer gente de “mayor consumo”, como si quienes van al Meliá Playa Real de Bávaro fueran pordioseros.
La premisa de los gurús del mercadeo es que esa gente no renunciará a su viaje de vacaciones, sino que optará por el TI; y ¿qué mercado emite más consumidores de este tipo?  EE.UU. que no conoce a profundidad el TI.
Un giro en los nuevos patrones mundiales de consumo que también favorece el TI, es que en los próximos 10 años los países BRIC (Brasil, Rusia, India y China), se convertirán en los grandes mercados emisores, opacando relativamente a Europa y EE.UU.
Este consumidor tiene orígenes modestos (como los trabajadores europeos que la Italturist del Partido Comunista Italiano nos mandaba hace 30 años) y patrones de consumo y requerimientos de “empaquetamiento de la experiencia” que nuestro TI servirá mejor que el EP. En la próxima década veremos a los muchachos de Higüey y Sosúa aprendiendo el mandarín (China) y el Hindi (India), como en los noventa ocurrió con el italiano y el alemán.
Para aterrizar pregunto: ¿hemos resuelto los problemas que tan elocuentemente describe en tu artículo del pasado 30 de abril y que dieron origen al TI en Puerto Plata? Si la respuesta es NO, entonces seamos consecuentes y estudiemos con detenimiento el producto TI, para ver de qué manera le sacamos mayor provecho y corregimos sus aspectos criticables.

Publicar un comentario