Atrás
Image Alt

Resumen Turismo

El mundo expresa su luto por la muerte de Nelson Mandela

Los homenajes del mundo entero se sucedieron desde Washington o Brasilia, pasando por Londres, Sudáfrica o México, al trascender la noticia de la muerte ayer del padre del nación sudafricana en su casa de Johannesburgo.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, rindió un tributo solemne al fallecido líder sudafricano Nelson Mandela, a quien definió como un hombre “influyente, valiente y profundamente bueno”.
“Con su brava dignidad y su inquebrantable disposición para sacrificar su propia libertad por la libertad de otros, él ha transformado a Sudáfrica y nos ha conmovido a todos”, dijo Obama en una declaración desde la Casa Blanca.
El secretario general de la ONU, Ban Ki moon, describió al líder sudafricano como un “gigante de la justicia” que inspiró movimientos libertarios en todo el mundo.
“Muchos en el mundo han sido influenciados por su lucha a favor de la dignidad humana, la igualdad y la libertad. Tocó nuestras vidas de una manera muy personal y profunda”, dijo a la prensa Ban en un homenaje a Mandela.
El Consejo de Seguridad hizo poco antes un minuto de silencio en homenaje al expresidente sudafricano.
El Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, lamentó la muerte este jueves del líder africano, Nelson Mandela, a quien definió como un “héroe de nuestro tiempo”.
“Mandela es un héroe de nuestro tiempo. (…) Un hombre que marcó en la historia mundial un hito insuperable de entrega y consecuencia”, dijo Insulza en un comunicado.
Mientras, reporta Caribbean News Digital, gobiernos y personalidades del Caribe, una región de fuertes vínculos históricos con África, rindieron el jueves tributo al líder sudafricano y mundial Nelson Mandela, que falleció a los 95 años de edad en su residencia de Johanesburgo, luego de un progresivo deterioro de su salud en los últimos meses.
En Cuba, una nación muy cercana a la historia africana que Mandela visitó en 1991, poco tiempo después de su liberación, y cuyo líder histórico Fidel Castro fue un gran amigo de Madiba, quien le llamó “hermano”, las expresiones de condolencia fueron inmediatas tras conocerse la noticia, que ocupó primeros espacios en los medios informativos nacionales.
En un mensaje dirigido al presidente sudaricano, Jacob Zuma, a los familiares de Mandela, el Congreso Nacional Africano y toda la nación, el mandatario Raúl Castro expresó su “profundo dolor” por el fallecimiento del líder sudafricano.
“Mandela será recordado por la altura de su ejemplo, la grandeza de su obra y la firmeza de sus convicciones en la lucha contra el Apartheid, y por su invaluable aporte a la construcción de una nueva Sudáfrica”, dijo, y añadió que los cubanos “profesamos profundo respeto y admiración, no sólo por lo que hizo por su pueblo, sino por su amistad probada hacia nuestro país”. De Mandela, subrayó, “nunca podremos hablar en pasado”.
La primera ministra de Jamaica, Portia Simpson Miller, afirmó que “los jamaicanos consideran a Mandela como un ciudadano honorario de nuestro país. El amor y el respeto de nuestra gente por su permanente lucha por la libertad, la dignidad y la justicia son hoy tan fuertes como lo eran cuando nos visitó en 1991”.
El ex primer ministro del país caribeño, PJ Patterson, afirmó que “aquellos que tuvimos el privilegio de conocer a Madiba, debemos asegurar que su legado se mantenga e inspire a quienes luchan por la libertad, la justicia y la paz”.
El jefe de gobierno de Antigua y Barbuda, Baldwin Spencer, destacó que la vida de Nelson Madela ha inspirado a muchos líderes políticos en su servicio al pueblo, y estimó que su mayor legado fue “la habilidad para unir a un país profundamente dividido, una habilidad que los políticos de hoy anhelan tener”.
Para Kamla Persad-Bissessar, primera ministra de Trinidad y Tobago, Mandela “será recordado como el hombre que luchó por la libertad y la ganó para millones de personas en todo el mundo”.
Donald Ramotar, presidente de Guyana, declaró que “la lucha que Mandela lideró junto a otros luchadores anti-Apartheid entró a los anales de la historia como uno de los períodos definitorios de nuestro mundo. Sin embargo, no fue sólo la lucha, sino el modo en que fue librada, lo que permanecerá como un ejemplo para quienes buscan la justicia económica y social”.
El mandatario haitiano, Michel Martelly, dijo que “Mandela no es sólo el padre de la democracia en Sudáfrica, sino el símbolo mismo de la democracia, y cómo todo símbolo, no ha muerto. Está en todos nosotros, guiándonos con su ejemplo de vida, su coraje y su fe en la lucha por la igualdad de los hombres”.
Al confirmar el jueves la muerte de Nelson Mandela, destacando que “se apagó apaciblemente”, el presidente Jacob Zuma subrayó que “Sudáfrica perdió a su padre y, al mismo tiempo, al más grande de sus hijos. Este es un momento de gran determinación para nuestro pueblo, todos amamos a Mandela, ahora tenemos que seguir su ejemplo y vivir como él vivió”.
Madiba (título honorífico que le concedieron los ancianos de su clan) nació en julio de 1918 en enMvezo, El Cabo. Estudió Derecho en la Universidad de Witwatersrand y se graduó en 1942 como abogado.
Jugó un papel central en el Congreso Nacional Africano (al que ingresó en 1944), y sufrió prisión desde finales de 1956 a 1961, antes de ser sentenciado a cadena perpetua en 1962, luego de lo cual estuvo en prisión 27 años, mayormente en Robben Island, hasta su liberación en febrero de 1990.
Fue entonces que lideró las negociaciones para conseguir una democracia multirracial en Sudáfrica, un proceso que llevó en 1994 a las primeras elecciones democráticas por sufragio universal en el país africano, que gobernó entre ese año y 1999.
Homenajeado con más de dos centenares de reconocimientos internacionales, incluido el Premio Nobel de la Paz en 1993, afirmó en una ocasión que “ser libre no es solamente desamarrarse las propias cadenas, sino vivir en una forma que respete y mejore la libertad de los demás”.

 

Publicar un comentario