Atrás
Image Alt

Resumen Turismo

DGII solicita buscar balance sobre los impuestos

La 43 Asamblea General del Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT) se inició con un llamado a la reflexión sobre la crisis financiera global y su impacto en las finanzas públicas por parte de sus principales integrantes, especialmente del director de Impuestos Internos en el país, Juan Hernández, quien exhortó a buscar un “balance más saludable” entre los gravámenes al consumo, a los ingresos y al patrimonio.
Dijo que favorece las declaraciones de los países agrupados en el “G-20” al plantear el principio del fin del secreto bancario, el cual advirtió será uno de los temas de mayor debate en las administraciones tributarias.
“En el fondo, de lo que se trata es de conciliar la necesidad de estimular la creación de ahorros y riquezas con la transparencia que debe exigirse a cualquier ente económico y a los propios estados”, dijo el funcionario al intervenir en el acto inaugural de la 43 Asamblea del CIAT que se desarrolla en el hotel Hilton hasta el próximo jueves.
Expresó que el Estado puede contar con recursos mínimos, contribuir a que no haya competencia desleal entre agentes económicos por motivos tributarios y evitar que se erosionen sectores de menos ingresos.
En el encuentro hablaron el secretario general del CIAT, Claudino Pita; el presidente del Consejo Directivo del CIAT, William Baker, y el secretario de Hacienda dominicano, Vicente Bengoa Albizu.
Tanto Pita como Bengoa coincidieron en que el mundo se enfrenta una crisis financiera sin precedentes.
Explicó que el contexto de crisis financiera mundial deja un importante impacto en las finanzas públicas y las administraciones tributarias, “la cual nos coloca en un escenario de incertidumbre”.
Dijo que aunque los riesgos pueden variar entre los países de alguna manera todos serán afectados, lo que hace imperativo encontrar estructuras de coordinación y desarrollar políticas para un orden económico más estable y justo.
Citó entre los riesgos de esta crisis el desempleo, el deterioro social y la posibilidad de entrar al proteccionismo.
Advirtió que si no se busca una solución global a la crisis el mundo puede entrar en un período de turbulencias y confrontación de políticas.
Consideró que la noticia de reducciones de las bases de los impuestos anunciada por el G-20 constituye un desafío para los administradores tributarios porque sería necesario generar recursos que sustenten el financiamiento de la expansión del gasto y el servicio de una deuda creciente.
Sin embargo, precisó que aunque los retos del contexto mundial son muy grandes la madurez alcanzada por muchas administraciones les permitirá enfrentarlos, “no sin un considerable esfuerzo”. (LD-1D/EC-14/DL-18).

Publicar un comentario