Atrás
Image Alt

Resumen Turismo

Cuba se afianza en el golf para ganar dinero

Cuba está decidida a convertirse en el epicentro del turismo de lujo en el Caribe y para ello está potenciando excéntricos campos de golf que ayudarán a oxigenar las arcas de un país que consideró a este deporte como elitista y burgués.
Según El Universal, de Venezuela, el Gobierno de Raúl Castro está por presentar una la legislación para iniciar la comercialización y construcción de megaproyectos inmobiliarios vinculados a campos de golf y el turismo cinco estrellas para un sector, dentro y fuera de la isla, capaz de pagar astronómicas cifras en pro del placer.
Una muestra de esa ambición es el hecho de que el grupo estatal cubano Palmarés y la firma británica Habana Resort, llegaron este mes a un acuerdo para constituir una empresa mixta y edificar cerca de las playas de Varadero un campo de golf de 18 hoyos así como 750 apartamentos, 200 residencias, un hotel-boutique y un centro comercial “cinco stars”.
El turismo es la segunda actividad económica de Cuba, por el que ingresan a las arcas más de $2.500 millones anuales gracias a los cerca de tres millones de visitantes por año.
El ministro de Turismo cubano, Manuel Marrero, informaba que se estima el desarrollo de once complejos inmobiliarios asociados al turismo de golf y que el Gobierno mantiene conversaciones en este sentido con más de diez compañías extranjeras, entre ellas canadienses, franceses, italianas y españoles, citaba el Granma.
El golf, un deporte al que Fidel Castro execró de Cuba tras el triunfo de la revolución en 1959 por su “cuerpito oligarca”, es ahora el objetivo en la era de su hermano Raúl para potenciar el mercado turístico local.
Pero más allá de la animadversión al golf que tuvieron los Castro por años, su familia no ocultó el placer que les daba este deporte, donde tuvieron reservados campos y hoyos en Varadero para uso exclusivo.
Incluso Antonio “Tony” Castro, hijo de Fidel, triunfó en abril pasado en la quinta edición del torneo de golf Copa Montecristo, que se celebró en Varadero, según cubanet.org.
Concentrándose en esta meta de expansión, en 2010 se modificó el Código Civil con el fin de incentivar la inversión foránea permitiendo el arrendamiento de propiedades por 99 años a extranjeros, aunque el Gobierno conservará la propiedad del terreno.
Para este año en la isla se abrirán cuatro hoteles en Cayo Santa María, Cayo Coco, Varadero y Trinidad, y el Gobierno prevé la ampliación y el inicio de la construcción de al menos otros ocho hoteles en diversas provincias, así como continuar con el desarrollo de sus infraestructuras turísticas en el norte del país, según Efe.
A medida que se “actualiza el modelo socialista” el Gobierno busca que los cuentapropistas (empresarios privados locales) se sumen a este negocio.
El sector privado cuenta ya con unas 6.000 habitaciones entre hoteles y posadas y 950 viviendas de particulares para el arrendamiento, así como 2.242 restaurantes no estatales.
Uno de los proyectos que explora el ministerio de Turismo venezolano es atraer a los visitantes que llegan a Cuba para que pasen por Venezuela, una estrategia beneficiosa para el país, que están en análisis.
Pero a medida que nacen más hoteles de lujo y campos de golf, las casas de los cubanos se siguen desmoronando.
Con un embargo de EEUU, y un modelo económico improductivo, Cuba cuenta con un fondo habitacional de 3,5 millones de unidades, de las cuales 50% están en malas condiciones y hay un déficit superior a 500 mil casas”, explica el economista Óscar Espinosa Chepe.

Publicar un comentario