Atrás
Image Alt

Resumen Turismo

CONCLUSIONES FINALES DE FODATUR 2011

Del Primer Foro Dominicano Anual de Turismo, FODATUR 2011: Hacia dónde vamos? se extraen las siguientes conclusiones:

1.Hace falta diseñar unos Indicadores de Competitividad y de Sostenibilidad que nos ayuden a medir y a evaluar cómo está nuestro desempeño en los distintos destinos, así como a nivel general, de modo que podamos trabajar para incidir y perfeccionar aquellas áreas donde tengamos mayores retos. Hará falta contratar técnicos con los conocimientos y experiencia en su aplicación, siendo la academia el canal ideal para contratar, implementar y ejecutar este proyecto junto a dichos expertos, pues es un ente neutro que puede llevar este proceso con la transparencia y rigurosidad científica y técnica necesaria.

2.Es imprescindible que empecemos a diversificar y a modernizar nuestro modelo de desarrollo turístico, pues si bien es cierto que no está agotado, ya presenta indicios de maduración que exigen innovación y mayor adaptación a las exigencias de las tendencias actuales de la demanda turística. En este sentido, tener en cuenta las tendencias de los viajeros que hoy día  buscan experiencias más auténticas y cercanas a la naturaleza, exigen calidad ambiental, demandan seguridad jurídica, de salud y personal; reciben mucha información; escogen los mejores estándares de calidad y servicio al mejor costo y que están sumergidos en el entorno virtual, el cual los acerca desde el momento mismo de la búsqueda de información e inclusive los lleva a viajar desde su monitor.

3.En el corto plazo es prioritario que se hagan reformas fiscales y legales que promuevan la actividad turística y le permitan crecer.
–    Se destacan en las reformas fiscales:
a. Una reforma fiscal integral en la que al turismo se le reconozca la necesidad de no exportar impuestos y se instauren medidas de estímulo, como existe en otros países. Y, además, debería mantenerse flexibilidad en el tipo de cambio y no permitir que la inflación erosione los costos internos sin que se refleje en el tipo de cambio .
b. Sería importante poder definir un ITBIS diferenciado para la actividad turística, sin discriminar por nacionalidad, es decir, que incluya a los dominicanos en el momento en que consumen productos turísticos, pues así se evitan problemas en la administración del tributo y, al tiempo, se estimula a un sector con un enorme potencial para generar empleo e ingresos a la población y al fisco (hoteles, restaurantes, transporte, entre otros). Por otro lado, tomando en cuenta que en Francia ese ITBIS es de alrededor del 5%, y en España del 8%. En el caso dominicano podría andar alrededor de esas cifras .

-En cuanto a las reformas legales, lo principal que debemos buscar es que haya seguridad jurídica, de modo que los inversionistas se sientan confiados en poder desarrollar y gestionar sus proyectos. Luego, podría haber un tratamiento favorable en determinados aspectos, sobre todo para equipararnos con la competencia . En este sentido, es menester modificar y actualizar la ley de Turismo, pero hay que hacerlo de manera articulada y, por ello, todos los sectores solicitan que el Ministerio de Turismo comparta el borrador de ley que tiene en sus manos y lo socialice con todos y cada uno de los actores de la cadena de valor, de modo que se pueda presentar al congreso una ley consensuada y acorde a los requerimientos necesarios para que sea operativa y se ajuste a las necesidades de cada sector.

4.Debemos hacer una reingeniería completa y abocarnos seriamente a la misma. Esto incluye, pero no se limita a: seguridad pública, iluminación, recogida de basura, tránsito, transporte, señalización de calles y carreteras, infraestructura, respeto ambiental, educación, salud, promoción, ordenamiento territorial, entre otras .

5.Una de las asignaturas pendientes en el país es lo relativo al cambio climático y las necesidades de adaptación en el ámbito turístico. No poner atención a este tema puede traer consecuencias graves al turismo dominicano, pues los mayores impactos se esperan en las costas y es en ellas donde está el 95% del desarrollo turístico dominicano. Urge una agenda que afronte este tema, que involucre y consciente a todos.

6.Definitivamente, se hace muy relevante la creación de un Observatorio de Turismo para la competitividad, que pueda mantener un flujo importante de información clara, precisa, confiable, comparable y constante para que los organismos públicos y privados. Es hora de dejar de tomar decisiones basadas en el olfato empresarial o gubernamental y empezar a hacerlo de manera científica y fundamentada.

7.El valor e incidencia de la fuerza laboral en la competitividad es innegable y, en este sentido, el país deberá apostar de manera ininterrumpida a seguir formando recursos humanos de calidad en todas las áreas que inciden en el desarrollo del turismo, adaptando en todo momento la oferta formativa a las nuevas tendencias.

8.El modelo de cluster ha demostrado en el mundo y en el país que funciona, que es una buena herramienta de desarrollo local y, sobre todo, que permite alcanzar la competitividad de una región. Seguir apostando a este modelo será siempre beneficioso, por lo que es menester que todos se sumen.

9.Es por ello que se debe trabajar para lograr destinos autogestionados, a través de organizaciones gestoras de destinos que nazcan de los clusters, en las cuales se involucre el sector público, privado y las academias. Esto es inminente para poder avanzar con coherencia y poder ser más competitivos.

10.Uno de los mayores retos que tienen estas organizaciones gestoras de destinos/clusters es lograr  ser financieramente autosostenibles, buscando para ello poder implementar acciones beneficiosas para sus respectivos destinos, a la vez que las mismas sean capaces de generarles ingresos suficientes.

11.Queda evidenciado que la Estrategia Nacional de Turismo es una  necesidad, un reto y una esperanza de futuro. Su importancia radica en que sin un plan claro que marque las directrices a seguir por todos, seguiremos cada uno haciendo lo que mejor consideremos, sin que esto necesariamente logre resultados de competitividad. Es menester que transformemos el turismo en un sector estratégico, mediante una declaración oficial y la elaboración sin dilación de una Estrategia Nacional de Turismo.

12.Tenemos que entender que el turismo es un gran clúster en el que todos los sectores del sistema facilitan y actúan. Es un mundo complejo y esta complejidad requiere un esquema de nación.

13.La eficiencia y desarrollo de  las políticas de turismo no se pueden conseguir si no damos a la educación prioridad, la educación es la base sustancial.

14.Hoy tenemos que tener en cuenta  la política integradora que se necesita:
•Ámbitos de decisión política: marcos de actuación política integral del destino
•Modelo sistémico matricial entre los elementos de gestión y las acciones
Las políticas no pueden ser momentáneas ni coetáneas, sino constantes, y la colaboración y cooperación instrumento de la eficiencia. Si queremos  ser competitivos tenemos que internacionalizarnos, innovar constantemente y asociarnos. La calidad es la mejor exposición de la competitividad.

15.Se debe abogar por extraer lo mejor de los esfuerzos hechos en materia de planificación estratégica hasta ahora y que, a través del Ministerio de Turismo como organismo regulador de la actividad en el país, se contrate a un consultor que prepare “LA” Estrategia, haciéndose necesario un compromiso serio por parte de todos para hacerla cumplir, sin importar cambios de Gobierno o de Ministros.

16.Es menester crear mesas técnicas de seguimiento para velar y aportar en el cumplimiento de las propuestas hechas en las 16 mesas de trabajo sectoriales reunidas en FODATUR 2011. Del compromiso de todos, depende el éxito del turismo dominicano.

Publicar un comentario