Atrás
Image Alt

Resumen Turismo

Comienza a sentirse los efectos negativos de los altos impuestos a la gasolina de avión

Quiterio Cedeño

Desde marzo pasado los líderes de la industria turística han estado
advirtiendo al Gobierno sobre los efectos negativos de la indexación de los impuestos a los combustibles, en nuestra capacidad para competir en el mercado turístico mundial. Se expuso de manera bien documentada el enorme daño que causaría la reducción de las llegadas de turistas desde Europa y la consecuente reducción de los ingresos por turismo y por la venta de combustible de avión.
Se demostró que con esa política, a la que ahora se suma la reducción del presupuesto del Ministerio de Turismo, el Gobierno hacia un mal negocio y desaprovechaba la posibilidad de atraer al país una parte de los 30 millones de turistas –sobre todo europeos- que quedaban sin destino por causa de la grave crisis que afectaba a los países árabes (Egipto, Libia, Tunes, etc.).
Este pésimo enfoque ya comienza a tener sus efectos. Los aeropuertos informan que en mayo tuvimos un descenso de un 10% en el flujo de aviones y de 9 9.2% de turistas desde Europa, y en junio a un -15% en aviones y -7.7 en turistas. Esto se se ha compensado con un incremento del 47% de las llegadas desde Suramérica en el período enero-junio.
Según los informes obtenidos en fuentes aeroportuarias, el consumo de gasolina de avión ha descendido entre un 13% y un 15% en los últimos meses, y tendremos que ver cuánto más descenderá y calcular la pérdida de ingresos por el impuesto a este combustible.
Excepto los dominicanos, nadie en el mundo, empresas o personas, está obligado
a pagar impuestos creados por el Congreso dominicano; y como no somos el único país con sol, playa y buenos hoteles, si nuestro producto se encarece lo que debemos esperar es que las empresas (turoperadores y aerolíneas) y las personas busquen otro destino en el Caribe o en una región de clima tropical. El mundo está lleno de sol y excelentes playas.
En el turismo, el impacto de los errores se refleja de inmediato en la reducción de las llegadas y de los ingresos. Ya están llegando informaciones sobre las aerolíneas europeas que actualmente sirven a República Dominicana, pero para el próximo invierno están buscando en el Caribe opciones en países a los que antes no estaban volando.
Desde diciembre del 2009 el precio de la gasolina de avión aumentó un 15% a diciembre del 2010 y un 53% a julio del 2011. El precio del petróleo no lo podemos controlar, pero el impuesto es una decisión del Gobierno. Todavía estamos a tiempo a tomar decisiones para no afectar la temporada alta próxima y para devolver por cualquier vía los fondos quitados a Turismo. Este es un caso de “Guerra avisada no mata soldado”.

Publicar un comentario