Atrás

Barceló formará un gran turoperador

El nuevo turoperador que Barceló lanzará en enero será el adelantado de vanguardia de un proyecto más ambicioso que contempla dotar al grupo mallorquín de una potente área de turoperación en su nueva división emisora. Esta división estará liderada por Gabriel Subías, e integrada también por la agencia de viajes que dirige Toni Cursach.
La nueva división de viajes que impulsará la actividad emisora del grupo Barceló tendrá como consejero delegado y máximo directivo a Subías, y estará integrada por el área de turoperación y la agencia Viajes Barceló, a cuyo frente se mantiene Cursach.
El primer paso de esta apuesta por la turoperación será una mayorista especializada en grandes viajes, y que entre sus líneas de negocio aprovechará el acuerdo de marca de Viajes Barceló con National Geographic.
Habrá que ver como afecta el nuevo proyecto a la alianza comercial que mantienen Viajes Iberia (Orizonia) y Viajes Barceló. Si bien a corto plazo el nuevo turoperador de Barceló parece que es compatible con esa alianza con Orizonia, lo previsible es que el posterior desarrollo del área de turoperación la pongo en duda.
Con este movimiento, el grupo Barceló, que copresiden Simón y Simón Pedro Barceló (en la foto de portada), sigue en la línea que inició en 2003 para recuperar su área emisora. Cabe recordar que hace poco más de 10 años el grupo Barceló estaba formado por la cadena hotelera, el turoperador Turavia y la agencia de viajes. Pero en 2000 vendió Turavia y Viajes Barceló a First Choice.
Posteriormente, y ante la incapacidad del grupo británico para comprender la idiosincrasia del mercado emisor español, en 2003 puso en venta las dos empresas. Turavia fue adquirida por Iberostar (y pasó posteriormente a Orizonia, donde recientemente ha sido dada de baja). Por su parte, cuando Marsans estaba a punto de hacerse con Viajes Barceló, el grupo mallorquín ejerció su derecho preferente de recompra, y la agencia volvió a la casa que la vio nacer.
Ahora, con esta apuesta por la turoperación, Barceló vuelve a sus orígenes y se convierte en el tercer grupo turístico español, junto con Orizonia y Globalia, rompiendo la bipolaridad que se había creado tras la desaparición de Marsans.