Atrás
Image Alt

Resumen Turismo

Aumento de la demanda provoca suba precios arena

Un inusitado aumento de la demanda está provocando un aumento de los precios de la arena a nivel mundial, lo cual ha dado lugar al surgimiento de grupos de furtivos que ‘cazan’ arena en playas desiertas e incluso dentro del mar.

A su uso para la construcción de carreteras y viviendas, se ha sumado en los últimos años la demanda de la industria del fracking, que usa arena junto a componentes químicos y agua para fracturar las densas formaciones rocosas que esconden el petróleo y el gas.

Según publica el semanario The Economist y reproduce el periódico Hoy, cada vez son más las partes del mundo en las que proliferan los ladrones de playas. En Marruecos o el Caribe, los ‘furtivos’ están depredando playas enteras para extraer arena, que representa el 85% del volumen de la extracción de minerales a nivel mundial.
Asimismo, Spiegel publica que en varios países de África han desaparecido playas enteras por este tipo de prácticas.

Los ‘recolectores’ de arena no se conforman con eso, ahora se sumergen bajo el agua, jugándose la vida, para extraer arena submarina.

Según el diario alemán, las playas que tienen 100% asegurada su supervivencia son aquellas donde el turismo es una fuente de ingresos mayor que la propia arena.

Las ciudades modernas, aunque parezca imposible, están levantadas en y sobre arena. La mayoría de los materiales usados en la construcción están compuestos por este mineral. Asia es el mayor consumidor del mundo de arena, sólo China supone la mitad de la demanda mundial en los últimos años.

Los miles de kilómetros en carreteras construidas con asfalto (que lleva arena y grava), o las millones de casas levantadas con hormigón (también rico en arena), suponen gran parte de esta demanda.

Aunque la situación es preocupante, The Economist destaca que ya se están implementando nuevas técnicas para sustituir el uso de la arena en los procesos de construcción.

Cada vez son más los países y empresas que reciclan el asfalto para crear nuevas carreteras, mientras que también se emplean otros materiales en la construcción de vivienda, como puede ser la madera.

Países como el Reino Unido ya presumen de usar un tercio de materiales reciclados en todas sus construcciones. Mientras que Singapur seguirá comiéndole terreno al mar pero mediante el uso de diques, que son menos intensivos en el uso de arena. Por otro lado, a medida que el precio de este mineral siga subiendo serán más y más los sustitutos que aparecerán para reducir costes.

Publicar un comentario