Atrás

Para mejorar seguridad aérea, crearán sistema global de intercambio de información

La Organización Internacional del Transporte Aéreo (IATA) ha firmado junto a la Organización Internacional de Aviación Civil (OACI), la Administración Federal de Aviación de EEUU (FAA) y la Comisión Europea, una declaración de intenciones para la creación de un sistema global de intercambio de información, en aras de mejorar la seguridad en ese sector.
Según informa Europa Press a partir de un comunicado de la IATA, la firma de este convenio tuvo lugar durante la Conferencia de Alto Nivel sobre Seguridad Operacional organizada por la OACI en Montreal (Canadá), y en él se recogen una serie de medidas de estandarización que podrían comenzar a aplicarse en un plazo de entre 12 y 18 meses.
En la reunión estuvo presente por parte de España, y como representante de los Estados miembros de la UE, la secretaria de Estado de Transportes, Concepción Gutiérrez, quien defendió el nuevo enfoque preventivo que quiere aplicar el Ministerio de Fomento de su país para reforzar la seguridad aérea con el incremento del intercambio de información y la necesidad de implantar las recomendaciones derivadas de las investigaciones de accidentes aéreos en el marco de la UE.
Las cuatro asociaciones e instituciones unidas en este marco de trabajo realizarán programas de auditoría que recojan información complementaria sobre seguridad, de forma que «puedan llevar a cabo acciones más efectivas para reducir los riesgos», explicó el consejero delegado y director general de la IATA, Giovanni Bisignini.
El responsable de la organización calificó la firma de esta declaración de intenciones como «un hito» que «da otro importante paso para hacer que la industria del transporte aéreo sea aún más segura». «En lo que se refiere a seguridad no hay competencia, la cooperación es el camino para avanzar», aseguró.
En 1945 se transportaba anualmente a 9 millones de pasajeros, con un total de 247 víctimas mortales por accidentes. En cambio, durante el pasado año volaron más de 2.300 millones de personas, registrándose 685 muertes. Pese a ello, Bisignani incidió en que «cada víctima es una tragedia humana que recuerda que hay que seguir trabajando por mejorar».