Atrás
Image Alt

Resumen Turismo

Juez revoca declaración contra Pepe Hidalgo

El juez Edwis Andrés Rijo Delgado, la Cámara Penal del Tribunal de Primera Instancia de La Altagracia, revocó este pasado martes la declaración de rebeldía que él mismo había emitido contra el empresario turístico español Juan José Hidalgo. Aun así, el proceso sigue abierto y la próxima audiencia está pautada para el 4 de Febrero de 2014.

Rijo Delgado dictó el pasado 13 de diciembre una orden de detención contra Hidalgo por no personarse a un juicio al que no fue citado de forma procedente.

En el caso está involucrado el cubano-americano Sandalio Suárez, quien posee un terreno de una tarea (629 metros) en la playa, en Cabeza de Toro, frente al Hotel BeLive Punta Cana.

Suárez adquirió el terreno por 23 mil pesos y reclama casi dos millones de dólares por el solar más una indemnización de 20 millones de dólares. Sin embargo, el terreno está completamente dentro de la franja marítima, es decir, en un área de uso público. Este caso ya fue fallado a favor de Be Live por un juez en noviembre del 2012.

En febrero de 2013 la cadena hotelera fue nuevamente demandada y el juez lo admitió, a pesar del reclamo de los abogados de Hidalgo sobre el principio constitucional que prohíbe juzgar dos veces un mismo caso.

La posición de Be Live y Globalia, entre otros aspectos, se basa en que el título de propiedad no está claro, ya que la ley dominicana pone limitaciones a la compraventa de arenales de playa. Sandalio Suárez asegura haber pagado por la parcela en 1988 la suma de 23,700 pesos dominicanos, unos 400 euros. Actualmente la parcela está vacía. No se colocan en ella sombrillas ni tumbonas.
Sandalio Suárez es ciudadano cubano americano, de profesión soldado de la Marina de Estados Unidos y actualmente jubilado. Vive en Miami. A pesar de su condición de pensionista dice en su querella tener planes para invertir 5 millones de dólares para hacer una marina deportiva en su terreno. Algo, por lo demás, absurdo, ya que la ley dominicana no permite construir a menos de 60 metros del mar.

Desde hace 7 años intenta vender la parcela a Globalia, quien ha declinado siempre por no confiar en la validez del título de propiedad. Suárez reclama un millón ochocientos treinta y seis mil dólares (un dólar diario por cada metro cuadrado durante los últimos ocho años) más una indemnización de veinte millones de dólares. Quiere, además, poder acceder a la parcela a través del hotel, cosa que ni sus propios documentos respaldan.

Por otro lado, no es esta la primera vez que Andrés P. Cordero Haché, es un abogado de Sandalio Suárez, muy señalado. El 30 de agosto de 2012 fue condenado a un año de inhabilitación por mala praxis en el ejercicio de la abogacía.

Una sentencia absolutoria se dictó el 22 de noviembre de 2012, desestimando todas y cada una de las pretensiones del demandante. Pero lejos de desistir, y haciendo caso omiso de la norma “No bis in idem”, es decir no juzgar de nuevo algo que ya ha sido juzgado, el mismo demandante y el mismo abogado volvieron a presentar la misma querella en el mismo juzgado. Inexplicablemente, un juez distinto, Andrés Rijo Delgado, la acepta a trámite.

El abogado Andrés P. Cordero Hache, presentó, además, una segunda querella por injurias contra Juan José Hidalgo, alegando que éste le había faltado al respeto.

Comenzó así de nuevo la sucesión de citaciones y aplazamientos de la vista en el último momento, cuando ya Hidalgo ha viajado desde España.

La última de estas citaciones ni siquiera llegó al domicilio de Hidalgo en Madrid. Al no presentarse, y de forma inaudita, el juez Andrés Rijo Delgado declaró a Hidalgo en rebeldía y dictó orden de busca y captura. Ese día, 3 de diciembre de 2013, llegaron dos citaciones a la sede de Globalia en Santo Domingo, una para el caso Sandalio y otra por el proceso de injurias (ambas causas en manos del mismo juez Rijo).

Una de ellas se dio como no presentada correctamente, por lo que el juez fijó una nueva fecha para la vista, mientras que la otra, idéntica, se dio por buena.

 

 

Publicar un comentario