Atrás
Image Alt

Resumen Turismo

IATA afirma que la tragedia de Malaysia Airlines  fue un crimen pero asegura que volar sigue siendo seguro

A los cinco días del derribo del avión de Malaysia Airlines por un misil, cuando sobrevolaba el espacio aéreo de Ucrania en una ruta clasificada como “segura” por los organismos del sector, la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) ha emitido finalmente una declaración en la que afirma que “los gobiernos tendrán que tomar la iniciativa en la revisión de cómo se hacen las evaluaciones de los riesgos en el espacio aéreo.

Y la industria va a hacer todo lo posible para apoyar a los gobiernos…Este fue un crimen terrible. Pero volar sigue siendo seguro”.

De esta forma, Tony Tyler, CEO de la patronal internacional más importante de la industria aérea –representa a 240 aerolíneas de 115 países que concentran el 84% de la capacidad aérea mundial y en 2013 transportaron a 2.100 millones de pasajeros-, fijaba posición con respecto al debate surgido tras el siniestro en torno a si la ruta en la que volaba el avión abatido era o no segura y cómo se evalúan los riesgos en el espacio aéreo, surgiendo el planteamiento de que la industria aérea debe revisar sus protocolos de actuación tras las tragedias de Malaysia Airlines, en las que han fallecido 537 personas, formulado por Tim Clark, CEO de Emirates, aerolínea de bandera de Dubai.

“La tragedia del vuelo MH17 es un ultraje. El fin de semana se confirmó que los pasajeros y la tripulación a bordo de la aeronave fueron víctimas de un crimen horrible. También fue un ataque contra el sistema de transporte aéreo, que es un instrumento de paz”.

“Entre las prioridades inmediatas, los cuerpos de las víctimas deben ser devueltos a sus seres amados en duelo de una manera respetuosa. Durante más de cuatro días presenciamos lugares terribles de la escena del accidente. Los gobiernos deben dejar de lado sus diferencias y tratar a las víctimas y sus familias con la dignidad que se merecen – y esto incluye asegurar urgentemente el sitio del suceso”.

“La investigación también debe comenzar de forma rápida y con total libertad y libre acceso. Las acciones observadas durante el fin de semana que habían ralentizado el progreso en estas dos prioridades constituyen un ultraje a la decencia humana. Hemos escuchado de posibles avances en estos dos aspectos, pero las promesas deben ahora convertirse en realidad con acciones”.

“Las aerolíneas y los gobiernos son socios en el apoyo a la conectividad global. Las primeras transportan a los pasajeros y la carga. Los gobiernos y los proveedores de servicios de navegación aérea informan a las compañías aéreas sobre las rutas que pueden volar y con qué restricciones y las compañías aéreas cumplen con esa orientación”.
Ese fue el caso con el MH17. El aparato de Malaysia Airlines era un avión comercial claramente identificado. Y fue derribado, en completa violación de las leyes, normas y convenciones, mientras atravesaba un corredor aéreo libre que ocupa una altitud que se considera seguro.
No se deben escatimar esfuerzos para que este atropello no se repita. Por supuesto, nadie debería disparar misiles contra aviones civiles, bien se trate de gobiernos o separatistas. Los gobiernos tendrán que tomar la iniciativa en la revisión de cómo se hacen las evaluaciones de los riesgos en el espacio aéreo. Y la industria va a hacer todo lo posible para apoyar a los gobiernos, a través de la OACI, en la difícil tarea que tiene por delante.
“Este fue un crimen terrible. Pero volar sigue siendo seguro. Y todos los que participan en el transporte aéreo mundial están totalmente dedicados a hacerlo aún más seguro”, concluye el comunicado.
Emirates pide una cumbre mundial

El derribo del avión de Malaysia Airlines en el este de Ucrania, ocasionando la muerte a las 298 personas que viajaban a bordo, debe llevar a la industria aérea mundial a revisar los protocolos de actuación en estos casos. “Los dos desastres (el vuelo MH370 desaparecido y el MH17, derribado), y con ellos más de 500 muertes, debe llevar a cambios en la forma en que los aviones de pasajeros y las amenazas que los rodean son monitoreados y evaluados”.

Tales reflexiones han sido hechas por Tim Clark, presidente de la aerolínea de Dubai Emirates, entre las compañías internacionales más grandes del mundo por número de pasajeros/kilómetro transportados, durante una entrevista con Reuters.

Clark, directivo influyente en la industria, ha solicitado la convocatoria de una cumbre mundial de la industria aérea, al tiempo que ha hecho un llamamiento a que el sector se replantee las amenazas potenciales que suponen los conflictos regionales y la necesidad de revisar los protocolos de actuación en estos casos; así como ha pedido a los reguladores nacionales en todo el mundo involucrarse más en la orientación a las aerolíneas acerca de dónde es seguro volar.

“La comunidad aérea internacional debe responder como entidad que lo sucedido y destacar que es escandaloso y absolutamente inaceptable, y que no va a tolerar ser el blanco en conflictos regionales internos que no tienen nada que ver con las líneas aéreas”, ha afirmado Clark.

Clark ha expresado que, tradicionalmente, la industria ha sido capaz de hacer frente y manejar este tipo de situaciones, “pero eso fue hasta hace tres días. Ahora creo que habrá que tener nuevos protocolos y serán la Organización de la Aviación Civil Internacional (OACI) como organismo de la ONU, la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) y la comunidad aérea las que planificarán cuáles protocolos tienen que ser cambiados”.

Por otra parte, Clark ha rechazado las sugerencias de que los aviones de pasajeros deban estar equipados con dispositivos anti-misiles, una idea previamente lanzada cuando un A300 Airbus de carga fue alcanzado por un misil lanzado desde el hombro después de despegar de Bagdad en 2003.

Clark considera que eso no soluciona nada: “Si no podemos operar aviones de una manera libre y sin trabas y sin la amenaza de ser derribado, entonces no deberíamos estar operando en absoluto”, ha afirmado tajante.
Ha agregado que lo sucedido cambiará la forma en que las aerolíneas piensan acerca de los conflictos en tierra y el riesgo que representan.

“La industria era consciente de que se estaba disparando a un nivel bajo y asumió que las armas tierra-aire sería de bajo alcance, pero estábamos equivocados como ya sabemos. Nadie en sus sueños más salvajes pensó que alguien pudiera haber hecho algo como calcular el acto de un asesinato en masa”.

Finalmente, Clark, que es visto como uno de los líderes más influyentes de la industria aérea, dijo que no debe permitirse que el desastre de Ucrania eclipse o disminuya los esfuerzos para encontrar el avión que operaba le vuelo MH370, otro Boeing 777.

Precisamente, la IATA, que ha mantenido un papel en el establecimiento de estándares en el sector, está trabajando en la búsqueda de mejores sistemas de seguimiento, después de la desaparición del otro avión de la compañía malasia, en marzo pasado.

 

Publicar un comentario