Atrás
Image Alt

Resumen Turismo

El turismo se convierte en un pilar prioritario en AL y el Caribe

El turismo comienza a convertirse en uno de los grandes vectores de desarrollo económico futuro para Latinoamérica. Parte vital del PIB ya hoy para naciones como República Dominicana, aporte indispensable para otras como México y rubro convertido en pilar estratégico para países como Ecuador, la actividad turística es para la mayor parte del área un capítulo relevante a la hora de captar ingresos, divisas e inversiones y de generar riqueza y empleo.
Y lo será más en el futuro, según las más recientes previsiones de la Organización Mundial del Turismo (OMT), de las cuales se ha hecho eco la agencia de noticias EFE. De momento, Latinoamérica se ha convertido en una de las zonas con mayor crecimiento en esta actividad, sólo superada por Asia-Pacifico en el primer semestre de 2012. Pese a descender en su ritmo de avance, México sigue siendo la potencia turística incontestable en la región.

Turismo tradicional Y nuevos nichos

Conscientes de la importancia de este segmento, gran parte de los países de la región han anunciado en los últimos tiempos planes de mayor o menor calado para impulsar esa actividad tanto en su formato más tradicional como en otros más novedosos o especializados (ecoturismo, turismo médico, turismo de congresos, turismo deportivo, turismo histórico-cultural…), además de explorar nuevos nichos más segmentados.
El constante ascenso de esa actividad en la región genera ya una brillante perspectiva de futuro: aunque sin llegar a desbancar a Europa y Asia, la región triplicará el número de visitantes anuales en 2030. Y para acogerlos se requerirán inversiones cuantiosas.
Para las empresas españolas tanto turísticas como del sector de la construcción, los planes en marcha en la región abren buenas oportunidades de negocio en explotación de instalaciones, generación de servicios y especialmente en una dotación de equipamiento de infraestructuras que la región precisa urgentemente, máxime cuando varios Gobiernos de la zona ya ha pedido expresamente la presencia de más empresas de nuestro país.

Ingresos y crecimiento

Puede decirse que la apuesta de las administraciones latinoamericanas por incorporar el turismo como factor clave de captación de ingresos y palanca del crecimiento es del máximo interés para la empresas españolas del sector, punteras en el mundo, y con cuyo know how, experiencia e inversión cuentan los países del área a la hora de impulsar proyectos, como vienen dejando claro en los últimos años mandatarios y ministros de la región. Sólo en los últimos meses, los Gobiernos de Chile, Perú, Colombia, Guatemala, Ecuador, Costa Rica y Panamá se han declarado abierta y activamente a favor de un incremento de la inversión española en el sector y han fomentado los contactos con compañías de nuestro país.

Inversión española

Y se trata de algo recíproco: en el último informe Panorama de Inversión Española en Latinoamérica 2012, elaborado a partir de la opinión de las grandes corporaciones hispanas, el turismo destacaba como uno de los segmentos más atractivos para invertir en el futuro. Ese informe identificaba en cuanto a sectores estratégicos más demandados de inversión española en Latinoamérica, infraestructuras, energía y turismo, debido a la experiencia y liderazgo de las compañías españolas en esos ámbitos. La inversión española en turismo, centrada hoy especialmente en República Dominicana, México, Cuba y Brasil, es una de las más importantes y valoradas en Latinoamérica, tanto en el ámbito público como en el privado.

Expansión

Este interés mutuo llega en un buen momento, cuando a pesar de la crisis, el turismo crece por encima de la media mundial en el conjunto del Nuevo Continente y con especial brío en Sudamérica, según el último reporte de la Organización Mundial de Turismo (OMT), donde se señala que América recibe ya el 16% del turismo mundial y el 20% de los ingresos del sector: 200.000 millones de dólares para un área visitada por casi 160 millones de turistas internacionales.
En Sudamérica, el turismo internacional creció el 6% en la primera mitad del año, en una de las progresiones más rápidas de los últimos años, mientras que en Centroamérica el avance fue del 7% y en el Caribe, del 5%, incrementos amparados en el crecimiento económico y la estabilidad política conseguida en los últimos años, así como por la mejora, aunque aún insuficiente, de las infraestructuras. En Norteamérica (que incluye México), el avance fue inferior, del 4%, pero aun así se trata de una tasa relativamente alta para una subregión ya madura en la que EEUU es el rey absoluto.
En esta expansión del sector en un momento de plena crisis mundial tiene mucho que ver el ascenso del turismo intrarregional, fruto del aumento de la clase media y del poder adquisitivo en buena parte de los países del área tras varios años de crecimiento sostenido. Así los turistas brasileños, argentinos y mexicanos han crecido en la región y han venido a contrarrestar el descenso de los visitantes extranjeros, especialmente de los procedentes de una debilitada Europa.

Turistas

Asimismo, la recuperación de EEUU ha apuntalado el incremento de visitantes de ese país a una Latinoamérica que los turistas asiáticos comienzan a poner en sus mapas de viaje. En la zona, México es uno de los grandes exportadores de turistas intrarregionales, pero también uno de los grandes receptores. Pese al aumento de la violencia y de la inseguridad, el número de visitantes subirá en 2012 entre el 5 y el 9%, según las autoridades aztecas, con lo que se batirá el récord del año pasado (23,4 millones de turistas). Tras EEUU, México el  líder turístico indiscutible en América.
El avance de cifras para el primer semestre de este año no hace más que confirmar el vigor de la actividad turística en la región detectado el año pasado. Ya en 2011 y pese al poderío de EEUU, dentro del Nuevo Continente fue Sudamérica la que registró un crecimiento mayor, debido a una visitas intrarregionales en alza. La llegada de viajeros se acrecentó el 9,4%, a 23,7 millones y la subregión obtuvo ingresos por 22.923 millones de dólares por ese concepto. Su cuota dentro de América (16,5%) es aún pequeña, no obstante, en comparación con el 64,9% de Norteamérica, donde los 62,3 y 23,4 millones de visitantes, respectivamente, que totalizaron EEUU y México parecen hoy por hoy imbatibles. Con todo, en la subregión norteña, la entrada de visitantes sólo progresó el 2,5% el año pasado, por debajo del avance de todo el continente americano (3,9%), donde el número de turistas se elevó en 6 millones de personas el año pasado, hasta un total de 156,6 millones.

Centroamérica, El Caribe y RD

En Centroamérica, la llegada de turismo se incrementó el 5%, impulsada por los buenos resultados de Panamá, hasta un total regional de 8,3 millones y unos ingresos por 7.174 millones de dólares. El Caribe, por su parte, vio aumentar las llegadas el 4% gracias al positivo comportamiento de los destinos insulares de mayor envergadura, como Cuba, República Dominicana y Barbados, lo que elevó los ingresos a 23.903 millones de dólares.
América en conjunto también registró en 2011 el mayor crecimiento en ingresos por turismo internacional de todas las regiones, con un incremento del 5,7% en términos reales, a 199.000 millones de dólares. En cuanto a entrada de ingresos, Norteamérica, con el 72,9% del total, sigue llevándose la parte del león de la tarta, en la que Sudamérica recibe un 11,5%, el Caribe un 12% y Centroamérica, un 3,6%.
Por países, y dentro de Latinoamérica, Uruguay (21,6%) encabezó el ritmo de crecimiento en número de visitas turísticas el año pasado, seguido por Paraguay (12,6%), Perú (13%), Panamá (11,2%), Chile (11%), Ecuador (9%) y Venezuela (8,2%).
En términos absolutos, sin embargo, México continuó en cabeza de la tabla, a distancia de los demás destinos: 23,4 millones de personas, frente a los 5,6 millones de Argentina; los 5,4 millones de visitantes de Brasil; los 4,3 millones de Republica Dominicana, los 3 millones de Chile, los 2,8 de Uruguay, los 2,6 millones de Perú y Cuba y los 2,1 millones de Costa rica, convertidas en las naciones más atractivas como destino vacacional y viajero.
En cuanto a ingresos, y en términos absolutos, México se situó también al frente, con 11.869 millones de dólares captados en 2011 procedentes del turismo (el 6% de toda América). Tras el país se ubicaron Brasil, con 6.555 millones de dólares; Argentina, con 5.535 millones; Dominicana (4.353 millones), Perú (2.360 millones); Colombia (2.200 millones); Uruguay (2.187 millones) y Costa Rica (2.156 millones de dólares), según las cifras de la OMT.

Mucho por hacer

En cualquier caso, Latinoamérica tiene mucho camino por hacer para situar a sus países entre los destinos preferidos del turismo mundial y el reto más importante al que se enfrente la región es el de mejorar las infraestructuras y dotarse de vías de transporte, equipamientos y servicios adecuados y acordes con las necesidades del siglo XXI, una tarea ingente que incluso algunas de las grandes economías, como Brasil, han comenzado recientemente a acometer.
Hoy por hoy, solamente México, con 23,4 millones de visitantes en 2011 y un aumento del 0,5% sobre el año anterior, se mete entre los diez principales destinos globales, y en décima posición, por detrás de Francia, EEUU, China, España, Italia, Turquía, Reino Unido, Alemania y Malasia. Y ningún país se la región entra aún en el top ten mundial por ingresos turísticos en términos absolutos, aunque Brasil podría registrar un fuerte incremento con motivo de los dos grandes eventos deportivos que se celebran en 2014 y 2016, la Copa Mundial de Fútbol y las Olimpiadas de verano.

Perspectivas 2030

Gracias al previsible impulso que aportará la nueva tendencia al turismo intrarregional y al crecimiento en las visitas procedentes de naciones emergentes como India y China, la industria calcula que Latinoamérica recibirá hacia 2030 unos 60 millones de turistas, más de dos veces el volumen actual de viajeros y una cifra que la OMT eleva considerablemente en sus previsiones, en las que proyecta más de 90 millones para ese año, con 248 en toda América en su conjunto frente a 152 millones de la actualidad.
Este incremento del flujo turístico sur-sur modificará el perfil del viajero y obligará no sólo a acelerar la construcción de infraestructuras viales y aeroportuaria y a la adecuación y creación de nuevos servicios, sino a impulsar la inversión en ofertas innovadoras con las que adaptarse a un público con intereses muy diferentes al que hasta ahora arribaba a territorio sudamericano, según los expertos.
Latinoamérica se irá a sí acercando poco a poco al peso medio que este sector tiene en la economía mundial, una industria que generó 6 billones de dólares en divisas en 2011 y supuso el 9% del PIB global, según cifras de la OMT y de la OIT.

Empleos y exportaciones

Estos organismos prevén para 2012 que el turismo mundial avance un 4% y cree 100 millones de empleos. Hoy, unos 230 millones de personas dependen directa o indirectamente de la industria turística en todo el mundo, cifra que se elevará a más de 400 millones en la próxima década. El turismo es el principal servicio de exportación en las naciones menos desarrolladas, donde representa el 33% de las exportaciones y el 65% en los países insulares. Latinoamérica comienza a moverse con decisión para no perder este tren, que seguirá liderado en los próximos años en cifras absolutas por Europa y Asia.

Publicar un comentario