Atrás
Image Alt

Resumen Turismo

Creen que nuevos lazos entre EEUU y Cuba no afectaría fortaleza del turismo dominicano

El restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre los Estados Unidos y Cuba no surtiría un fuerte impacto al turismo dominicano, aunque sí lo pone en alerta para reforzar algunos puntos que fortalezcan aún más a la República Dominicana como destino de la región, consideraron ayer actores y vinculados al sector.

Citado por Diario Libre, el ministro Francisco Javier García, consideró que contrario a lo que se puede pensar “esa apertura aumentará el flujo de turistas en el Caribe”, y en el caso de la República Dominicana aún más porque ofrece un producto más diversificado.

“Nuestra oferta es cada vez más diversa. Tenemos playa, la mayor cantidad de campo de golf en la región (26), turismo cultural y ecológico. Y lo más importante somos los mejores anfitriones”, enfatizó.

Recordó que República Dominicana es considerada como líder en la región del Caribe por la Organización Mundial del Turismo (OMT), debido a su ejemplar desempeño y a su gran crecimiento.

No obstante, García dijo que el país deberá seguir aumentando su promoción y trabajar de la mano con el sector privado.

Los hoteleros

Arturo Villanueva, vicepresidente de la Asociación de Hoteles y Turismo de la República Dominicana, declaró: “No nos preocupa la competencia turística con Cuba, ya que ahora vendrán más turistas hacia el Caribe”.

También, para el empresario hotelero Joel Santos el impacto sería mínimo, pues Cuba deberá hacer inversiones de importancia en infraestructuras “y ante esos cambios graduales, la República Dominicana tendrá la posibilidad de seguir haciendo transformaciones en el sector”.

A su juicio, el país debe continuar fortaleciendo el turismo cultural, capacitar más al personal de los hoteles, así como explotar más su historia, “aquí hay suficientes hechos para crear una visión histórica, podemos hacerla con la misma historia contemporánea”.

Santos manifestó que “gran parte del turismo que recibimos ya está abierto desde hace muchos años a la competencia con Cuba, particularmente los mercados europeo y canadiense que son de suma importancia para los dos país. En esa oportunidad el impacto para el país fue mínimo”.

Indicó que actualmente el país no sólo compite con Cuba, sino con otros destinos como México y Jamaica, entre otros.
España: Grandes expectativas

La nueva etapa de relaciones entre EEUU y Cuba, tras 50 años de darse la espalda, ha sido recibida en el sector turístico español con grandes expectativas.

La primera consecuencia será que pueda mejorar la rentabilidad de las inversiones realizadas por empresas españolas, sobre todo hoteleras, en Cuba, según el vicepresidente ejecutivo de Exceltur, José Luis Zoreda y el secretario general de la CEHAT, Ramon Estalella.

“Es un excelente síntoma y una muy buena señal, no solo para las cadenas, sino también para la industria auxiliar que acompaña a las hoteleras españolas en todo el Caribe”, afirmó Zoreda, citado por Hosteltur.

Para Exceltur, que aglutina a una treintena de las principales empresas turísticas españolas, la capacidad de viajar mejorará a “corto plazo” y por extensión la rentabilidad de las inversiones hoteleras ya realizadas en Cuba.

“Puede abrir nuevas oportunidades de inversión en Cuba de los grandes grupos estadounidenses, lo que sin duda es un extraordinario reto, ya que una de las críticas de la industria de Estados Unidos, también del sector turístico, es que el gigante americano se estaba quedando atrás por el bloqueo en Cuba”, apuntó.

EEUU y Cuba anunciaron el miércoles por la noche que iniciaban una nueva etapa de relaciones, con una consecuencia muy clara: EEUU y Cuba acuerdan normalizar los viajes entre ambos países.

Acciones en la bolsa

De hecho, indica Hosteltur, las acciones de Meliá Hotels Interantional repuntaban cerca de un 3% pasadas las 9:30 horas del jueves. Los títulos de la cadena hotelera avanzaban un 2,89%, hasta 9,24 euros por acción. La eventual llegada de turistas estadounidenses a la isla beneficiará a las hoteleras españolas, con una presencia ya consolidada.
Asimismo, IAG, matriz de Iberia que dejó de operar vuelos desde Madrid con La Habana hace un año, avanzaba un 1,59% en los primeros compases de la sesión, mientras que la cadena NH, también presente en la isla, se anotaba un alza del 1,33%.
Nueva competencia norteamericana.

En opinión de José Luis Zoreda, el hecho de que aumente la competencia “no debe asustar” al sector turístico español, bien posicionado en la isla, en la medida en que “las empresas españolas han demostrado una enorme capacidad competitiva y de desarrollo en el Caribe, y sobre todo en Cuba”.

La nueva situación puede significar también nuevas oportunidades de rentabilidad y negocio para las empresas españolas.
Frente a países como Jamaica, donde las grandes marcas americanas están muy presentes, se abre el camino para que puedan explorar oportunidades comerciales en Cuba.

“La llegada a Cuba no solo de clientes canadienses, el principal mercado emisor a la isla, sino el aumento de turistas norteamericanos contribuirá a incrementar los precios medios de las habitaciones ante un mayor número de visitantes”, señaló el secretario general de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), Ramón Estalella.

Para Estalella, quién se mostró prudente a la hora de anticipar la evolución para el sector turístico de unacuerdo histórico desde el punto de vista social y político, señaló que parece claro que el acercamiento de ambos países ayudará a la rentabilidad de las compañías que ya estén presentes en Cuba.

Las reglas del juego

En sus declaraciones citadas por Hosteltur, pese a ser “una economía dirigida” en Cuba se han respetado las reglas de juego con el sector turístico en lo que se refiere a la repatriación de dividendos y a la facilitación de las inversiones, bien a través de la gestión de cadenas estatales o mediante una ‘joint-venture’, o con inversiones mixtas al 50%.

Se ha venido realizando una inversión lenta pero gradual, que se ha traducido en un crecimiento de la presencia de las grandes cadenas de capital español en Cuba, desde que Meliá entrara en dicho mercado hace casi 25 años.

En este sentido, Zoreda pone en valor “la anticipación y el riesgo” asumido por las compañías españolas a la hora de invertir en Cuba, lo que se “capitalizará a corto y medio plazo”.

Las hoteleras españolas

Meliá Hotels International es la cadena española que cuenta con más establecimientos en Cuba, hasta 27 hoteles, con una oferta total de 13.000 habitaciones. Entre ellos, destacan nueve en Varadero, cuatro en Cayo Coco, cuatro en Cayo Santa María y tres en La Habana.
La hotelera de la familia Escarrer fue la primera española en llegar a la isla, cuyo desembarco no estuvo exento de dificultades por la ley Helms-Burton. En 2015, celebrará precisamente sus 25 años en el país caribeño, donde cuenta con un nuevo proyecto que verá la luz el próximo año.

Le sigue la cadena Iberostar con un total de 10 establecimientos, entre los que destacan cuatro en Varadero, tres en Cayo Coco y uno en La Habana; la cadena Roc, con tres hoteles, y Barceló, que dispone actualmente de dos establecimientos en Varadero.
La división hotelera del grupo Globalia, Be Live, cuenta con dos establecimientos en Cuba, ambos en Varadero. Además, su aerolínea Air Europa opera un vuelo diario entre Madrid y La Habana, ruta que Iberia, inmersa en su plan de reestructuración, dejó de operar el año pasado por no considerarla rentable.

El grupo hotelero BlueBay también tiene dos hoteles en Varadero, al igual que la hotelera H10, que cuenta con dos establecimientos, uno en La Habana y otro en Varadero, mientras que Hotusa dispone de un establecimiento en Cayo Santa Maria, al igual que la cadena Valentí, con un hotel. También NH cuenta con un establecimiento en La Habana.

Occidental

Occidental Hoteles & Resorts, controlada por el BBVA y por Pontegadea, brazo inversor de Amancio Ortega desde 2007, ha decidido no renovar los contratos de gestión de los cuatro hoteles que opera actualmente en Cuba y que vencen en diciembre de este año.

Esta cadena opera actualmente en régimen de gestión dos hoteles en La Habana, un complejo en Varadero, y otro en Cayo Guillermo, de los que ha decidido salir pues el peso de Cuba en su actividad no supera el 1%.

Riu Hotels & Resorts también llegó a un acuerdo con el propietario del hotel Riu Playa Turquesa, el Grupo de Turismo Gaviota, para finalizar el pasado mes de noviembre el contrato de gestión del hotel Riu Playa Turquesa, ubicado en Holguín, Cuba, que operaba desde mayo de 2012, aunque mantiene otro hotel en Varadero.
El turismo ve con grandes expectativas la nueva etapa en las relaciones de EEUU y Cuba

Turistas

Cuba alcanzó los 2,8 millones de turistas el pasado año, con Canadá como principal mercado emisor -más de un millón de turistas-, seguido de Reino Unido y Alemania y con Francia, Italia y España como mercados al alza. En 2014, prevé alcanzar los tres millones de turistas, según datos del Ministerio de Turismo cubano.

El turismo es la segunda actividad económica de la isla, con un volumen de 1.832 millones de euros anuales, después de la venta de servicios médicos, que reporta unos 4.400 millones de euros.

En la actualidad, la isla tiene 335 hoteles, con una capacidad total de alojamiento de 58.434 habitaciones, de las que el 65% se clasifican en instalaciones de cuatro y cinco estrellas. El 71% de esas habitaciones están dedicadas al turismo de ‘sol y playa’, mientras 23% al de ciudad y 2% al de naturaleza.

 

Publicar un comentario