Atrás
Image Alt

Resumen Turismo

BeLive se abre a la franquicia

Como un nuevo paso en la estrategia de crecimiento luego de un proceso de reestructuración, la cadena hotelera del grupo Globalia ha abierto una nueva vía de actuación, la franquicia, dirigida a hoteles independientes en la costa, Canarias o Baleares, de cuatro estrellas o más y de unas 200 habitaciones, y que busca lograr al menos una veintena de afiliaciones hasta fin de año.
Hasta ahora, la mayor parte de los establecimientos de BeLive son de propiedad (14) o administrados en régimen de gestión (6).
“Sabemos que en estos momentos de retraimiento de la demanda, muchos hoteles independientes atraviesan dificultades, y les iría muy bien contar con el paraguas de un gran grupo como Globalia”, dijo Javier Blanco, director general de BeLive Hotels.
Explicó que BeLive pone a disposición de esos hoteles “no sólo la imagen de marca, el marketing, la comercialización, el mantenimiento, etcétera, sino también las más modernas herramientas informáticas de gestión desarrolladas por nuestro grupo, capaces de interactuar en tiempo real a todos los niveles, desde las reservas hasta la relación con las compañías aseguradoras. Todo lo necesario para que el hotel no sólo gane dinero sino que cuente con las mejores certificaciones, como AENOR o Bureau Veritas”.
El primero en acogerse a la nueva fórmula de la franquicia ha sido el hotel Mangalán, un establecimiento de 142 habitaciones situado en plena Manga, entre el Mar Menor y el Mediterráneo, con restaurante, 1.500 metros cuadrados de spa, piscinas, instalaciones deportivas y una abundante oferta de ocio en los alrededores.
“Hemos optado por BeLive por la seguridad que nos ofrece el primer grupo turístico del país”, declaró María José Segura, propietaria y directora del Mangalán. “Basta pensar que en Globalia se integran empresas como Travelplan o Halconviajes.com, capaces de movilizar millones de turistas cada temporada. A mí me da seguridad y me siento muy cómoda”, agregó.
Uno de los compromisos de BeLive Hotels hacia sus franquiciados es el respeto absoluto al carácter de cada hotel y a la cultura de su entorno. “Esta no es una franquicia uniformadora sino respetuosa con las peculiaridades del establecimiento. Lo que la marca BeLive ofrece es un valor añadido que sumar a los valores propios de cada hotel”, señaló Javier Blanco.

Publicar un comentario