Atrás
Image Alt

Resumen Turismo

Algunos estados españoles opuestos al cobro de tasa turística

El País destaca que las reticencias a aplicar la llamada tasa turística, un impuesto que se cobra a los visitantes en muchos países de Europa, están presentes en España.

Indica que solo el nuevo Ejecutivo de Baleares se plantea recuperar esta tasa, que ya se aplicó con polémica en las islas en 2002 y 2003.

Señala que quienes se oponen al gravamen argumentan que se corre el riesgo de perder visitantes, pero que la experiencia de Cataluña lo echa por el suelo, ya que existe desde 2012.

Añade que entre 2012 y 2014, la llegada de extranjeros a Cataluña creció un 20% en esta comunidad.

“En un principio, en Cataluña hubo mucho debate y mucha presión del sector privado”, recuerda Ricard Santomà, director de la Facultad de Turismo Sant Ignasi, vinculada a la Universidad Ramón Llull. “Pero al ver que Barcelona y Cataluña siguen siendo los principales destinos del país se terminó”, añade este experto, según reseña el diario español.

La tasa turística que se cobra a los visitantes oscila entre los 0,45 y 2,25 euros por persona y se destina una parte a los Ayuntamientos y otra a actividades de promoción e infraestructuras turísticas.

El diario español indica que desde que el impuesto turístico se puso en marcha en Cataluña en noviembre de 2012, y hasta el 31 de diciembre de 2014, se han recaudado 82 millones de euros. El año pasado se recaudó un 5% que en 2013.

Baleares lo planteó como una ecotasa, con fines medioambientales, y fue aprobada en 2001 y estuvo en vigor hasta que el PP regresó en 2003 al poder y derogó la ley.

En los veranos de 2002 y 2003, se recaudaron 160 millones y con estos fondos se compraron espacios naturales y fincas de alto valor que ahora son de uso público.
“El nuevo Gobierno de la socialista Francina Armengol, que cuenta con el apoyo de Podemos y MÉS, recuperará ahora la tasa”, indica.

Señala que de momento, se analiza dónde y cómo se cobrará y a qué se destinarán los fondos, si solo a temas medioambientales o para la reforma de zonas turísticas.
“Pero, de momento, Baleares es la excepción”, explica El País.

Indica que en Castilla-La Mancha, Aragón, Extremadura, Valencia o Navarra, los recién constituidos Ejecutivos dicen que la tasa no está sobre la mesa.
Destaca que Fernando Clavijo, el nuevo presidente de Canarias —el segundo destino con más turistas extranjeros en 2014 tras Cataluña—, no ha puesto sobre la mesa el impuesto.

Publicar un comentario